Escúchenos en línea

Mil latinos a la calle por culpa de la sequía en North Carolina

Agencia EFE. Desde Charlotte, North Carolina. | 25 de Octubre de 2007 a las 00:00
Alrededor de mil latinos que trabajan en procesadoras de carne de Carolina del Norte se quedarán temporalmente sin trabajo debido a la sequía de los últimos meses. Las plantas de pollo Townsends y Pilgrim's Pride, con sede en Siler City, al noreste de Charlotte, anunciaron que dejarán de funcionar por varios días para cumplir con la orden de la municipalidad de reducir el consumo de agua en 50 por ciento. En un comunicado oficial Townsends, cuya oficina corporativa se encuentra en Delaware, informó ayer que suspenderá actividades mañana, 26 de octubre, y el próximo 15 y 22 de noviembre. Ray Atkinson, portavoz de Pilgrim's Pride, declaró la semana pasada al periódico "News and Observer" de Raleigh, que reducirán la jornada laboral a cuatro días a la semana, dos veces al mes, hasta que pase la emergencia. Recientemente, el gobernador de Carolina del Norte, Michael Easley, solicitó a los gobiernos de los cien condados tomar medidas "drásticas" para reducir al máximo el consumo de agua, ya que el estado está pasando por la "peor sequía" de su historia. "Algunas comunidades tienen reserva de agua para menos de tres meses y si no llueve significativamente muy pronto, en algunas áreas tendremos que racionar porque se van a quedar sin agua", afirmó Easley en un comunicado. Según el periódico "Qué Pasa" en Winston-Salem, los trabajadores afectados en Townsends no recibirán pagos por los días que no trabajen, y se desconoce si Pilgrim's Pride tomará acciones similares. El pueblo de Siler City, donde habitan 8.000 residentes, una gran cantidad de origen latino, impuso la medida de conservación del agua el 8 octubre cuando ordenó a las dos plantas "buscar alternativas de conservación". De acuerdo con Joel Brower, gerente de Siler City, las plantas están comprando agua de ciudades aledañas como Pittsboro, Ramseur y Robbins, localidades que también están afrontando problemas generados por la seguía. Sin embargo, Kevin Franklin, administrador de Ramseur, informó a Townsends que venderá agua hasta el 31 de octubre porque "pone en peligro su propia reserva". Por tal motivo, las plantas están sacando 70 cargas de camión de agua diarias del lago Jordan, localizado en Apex, al norte de Raleigh, para mantener las operaciones. Inclusive Pilgrim's Price ha transferido temporalmente algunas operaciones a otras plantas en Marshville y Sanford. "Se están quedando sin opciones y tratando de seguir operando, pero la situación es muy grave y todos tenemos que colaborar", enfatizó Brower. Se calcula que Towsends utiliza 800.000 galones de agua al día y para procesar un pollo se necesitan cinco galones. "En Towsends los pisos ya no se lavan con agua a presión sino con trapeadores y en los baños de ochos llaves sólo hay cuatro para lavarse las manos", aseguró el obrero latino. El gobernador Easley reconoció esta semana que la crisis del agua ha afectado la economía del estado y hace difícil la atracción de nuevos negocios.

Descarga la aplicación

en google play en google play