Escúchenos en línea

Quieren expandir al Valle de Río Grande programa contra indocumentados

LaVoz.com. Desde Laredo, Texas. | 26 de Octubre de 2007 a las 00:00
El Valle del Río Grande podría ser el próximo lugar en el que las autoridades fronterizas implementen una política que arresta y enjuicia a todos los indocumentados que sean sorprendidos cruzando la frontera, dijo un congresista el viernes. El representante demócrata Henry Cuéllar, de Texas, dijo que él y otros congresistas habían comenzado conversaciones con las autoridades acerca de la posibilidad de expandir la llamada "política de cero tolerancia" que ya existe en otras partes de la zona limítrofe. La semana próxima, Laredo se convertirá en la tercera zona fronteriza en Estados Unidos en implementar la ley federal que penaliza con cárcel a los que ingresen ilegalmente al país. El programa, que deriva en sentencias de entre dos semanas y seis meses de cárcel a los que sean declarados culpables por primera vez, comenzó en Del Rio en el 2005 y fue extendido al oeste de Arizona el año pasado. "El concepto es muy simple. Todo lo que estamos haciendo es implementar la ley", dijo Cuéllar en una conferencia de prensa para anunciar formalmente la expansión de la ley a Laredo. Cuéllar dijo que él y otros han comenzado conversaciones con las autoridades del Valle de Río Grande para expandir el programa, aunque no dijo cuánto podía tardar para que comience en esa región. El representante republicano John Culberson, de Texas, dijo que la implementación de la ley de entrada ilegal representa un cambio radical en la forma en que se enfrenta este tipo de inmigración en Estados Unidos. Antes de las zonas de cero tolerancia, la mayoría de los indocumentados mexicanos eran regresados voluntariamente a su país, mientras que los de otros países recibían fechas para presentarse ante un tribunal, a las que a menudo no acudían. "No vamos a descansar hasta que cero tolerancia sea la política desde San Diego hasta Brownsville (toda la extensión de la frontera)", dijo Culberson. Cuéllar reconoció, sin embargo, que existirá un costo económico si no se hacen otros cambios que permitan la entrada de trabajadores invitados para labores en agricultura y otras industrias en las que los indocumentados suelen participar. Cuéllar dijo que el programa podría convencer a los partidarios de una valla fronteriza, que tiene gran oposición en las comunidades fronterizas, de que la barrera no es necesaria.

Descarga la aplicación

en google play en google play