Escúchenos en línea

Mexicana lidera defensa de la educación

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 29 de Octubre de 2007 a las 00:00
La inmigrante mexicana Flor Guillén ha pasado en poco tiempo de no saber inglés a ser una de las dirigentes más reconocidas y respetadas en Colorado por su trabajo para mejorar la educación pública. Residente en la ciudad de Aurora (al este de Denver), Guillén ha asumido que tiene que adoptar un papel activo en su vecindario para mejorar las escuelas y cambiar ciertas normas en la circulación del tráfico. Aurora es una ciudad de 300.000 habitantes (la tercera más populosa de Colorado), con un 20 por ciento de población latina que se concentra en su mayor parte en la zona norte de esta localidad. Desde mediados de la década pasada y hasta 2006, Aurora fue la ciudad del área metropolitana de Denver que más inmigrantes latinos atrajo (casi 50.000, según la organización caritativa Fundación Denver), debido al bajo precio de las viviendas en esa área. "Esos cambios fueron tan rápidos que ni los dirigentes escolares ni las autoridades municipales supieron qué hacer", comentó Guillén, originaria de Cancún, donde también estudió administración hotelera. "Cada vez hay más niños que hablan sólo español en las escuelas, aunque casi ningún maestro lo habla. Y fuera de las escuelas, el tráfico automovilístico sigue creciendo, aunque no siempre los nuevos inmigrantes respetan las señales", agregó. Guillén conocía la situación, pero se mantuvo al margen hasta el año pasado, cuando su hijo Tommy comenzó el primer grado en la Escuela Primaria Crawford, en donde un 83 por ciento de los 660 estudiantes son latinos. Ante las dificultades para comunicarse con los maestros, y ante los crecientes problemas de tráfico, Guillén tomó la iniciativa de pedir a las autoridades de la escuela que comenzasen a ofrecer clases de inglés para padres. "Les dije que no se preocupasen por mí. Yo me conformaba con cuidar a los niños mientras los otros padres estudiaban. Yo sabía un poquito de inglés y quería dar a otros la oportunidad de aprender, para mejorar la comunicación entre los padres latinos y el personal docente", explicó. Para pagar las clases de inglés y el cuidado de los niños, Guillén contactó al Programa de Fortalecimiento Vecinal de la Fundación Denver, y, tras obtener una subvención, se enroló en las clases de liderazgo de ese programa. "Guillén inmediatamente se destacó dentro de su grupo por su capacidad de preocuparse por el bienestar de otros. Y eso no es fácil en una zona que ha experimentado un cambio demográfico tan rápido y profundo", comentó Mario Flores, director del Programa de Fortalecimiento Vecinal en esta ciudad. A principios de este año, Guillén negoció exitosamente un acuerdo entre el grupo de padres latinos, las Escuelas Públicas de Aurora y una organización sin fines de lucro para que las clases de inglés se dicten dos veces por semana y de manera permanente. Y desde julio pasado, con la ayuda de otras madres latinas, comenzó a negociar con el Departamento de Obras Públicas de Aurora la implementación de nuevas medidas de seguridad vial cerca de las escuelas y de una campaña de educación vial para los nuevos inmigrantes. "Ahora vamos y hablamos directamente con el ingeniero de tráfico de la ciudad de Aurora. Antes no sabíamos qué hacer y ahora nos reunimos cara a cara con los representantes municipales", explicó. Pero llegar hasta este punto no ha sido fácil, confesó. "Tuve que superar la barrera del idioma, aprender cómo vivir en mi nuevo país y superar el misterio de saber cómo funciona el sistema en Estados Unidos", agregó. Para Guillén, el programa de liderazgo ha sido "de mucha ayuda y un viaje de descubrimiento personal" que le ha permitido "hacer cosas grandes para el beneficio de la comunidad, ya que ahora tenemos una voz en la escuela y en la ciudad". Guillén lamentó que "muchas personas aún no aprecian lo valioso que es este programa de liderazgo, y por eso todavía no participan de nuestras reuniones". "Muchos se sienten intimidados, o creen que nadie los va a escuchar o que ellos no pueden hacer ninguna diferencia porque todas las decisiones ya han sido tomadas. Pero no es así", indicó. Su meta, dijo, es "ir paso a paso hasta construir un grupo grande y entonces podremos pedir grandes cosas", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play