Escúchenos en línea

Ofensiva republicana en Colorado contra ilegales

Agencia EFE. Desde Denver, Colorado. | 31 de Octubre de 2007 a las 00:00
En la próxima sesión legislativa de Colorado, que comienza en enero de 2008, los republicanos defenderán cuatro proyectos de ley, dos sobre personas indocumentadas acusadas de crímenes, y dos sobre fraude electoral cometidos por presuntos indocumentados. El senador estatal Dave Schultheis aseguró que "la inmigración ilegal volverá a ser un tema candente" en 2008, y anunció que presentará una iniciativa que requeriría a las autoridades carcelarias determinar la situación inmigratoria de cada nuevo recluso. Por su parte, el Representante Bob Gardner, también de Colorado Springs, defenderá eliminar la posibilidad de libertad bajo fianza para los inmigrantes indocumentados acusados de crímenes o de conducir en estado de embriaguez. Esta iniciativa, que equivale a una reforma a la constitución estatal, debe obtener dos tercios de los votos de los legisladores y luego ser aprobada por el voto de los ciudadanos. "No estamos pensando en los inmigrantes ilegales que obedecen la ley. Este proyecto se concentra en una categoría específica de inmigrantes indocumentados, aquellos que francamente causan serios problemas porque no respetan la ley, gozan de impunidad y no forman parte de la comunidad", explicó Gardner. Según Gardner, no se debe preguntar cuánto costará implementar ese proyecto, ya que "la verdadera pregunta es sobre la seguridad de la población". Otra propuesta, en este caso del senador Andy McElhany planteará que los nuevos votantes comprueben que son ciudadanos de Estados Unidos en el momento de registrarse en el padrón electoral. Y la cuarta iniciativa defenderá que, para votar, las personas tengan que mostrar una identificación oficial con foto. Por su parte, el senador McElhany sostuvo que "los residentes de Colorado merecen auténticas soluciones para combatir los síntomas de este problema nacional". Por otro lado, el senador Peter Groff, demócrata de Denver, consideró que la legislatura de Colorado ya aprobó un plan de reforma inmigratoria en 2006 y que, por lo tanto, "todo otro cambio debe provenir de las autoridades federales". "El problema radica en el gobierno federal. Podemos aprobar todas las leyes de inmigración que queramos hasta quedarnos sin aire, y aún así no contaremos con los fondos federales para nuestro estado", sostuvo el legislador demócrata.

Descarga la aplicación

en google play en google play