Escúchenos en línea

Ex preso salvadoreño demanda porque no le salvaron el pene en la cárcel

Agencia EFE. Desde Washington. | 31 de Octubre de 2007 a las 00:00
Un salvadoreño demandó el miércoles por negligencia médica al gobierno de Estados Unidos por no haberle proporcionado la asistencia adecuada para tratar un cáncer terminal de pene durante su estancia en prisión. Si el juez encuentra que el gobierno de EEUU tiene culpa, le impondría una sanción económica. Francisco Castaneda, de 35 años, que sufrió la amputación del miembro en febrero, sostiene que un tratamiento médico a tiempo hubiera impedido que el cáncer se extendiera y se convirtiera en una enfermedad mortal. Conal Doyle y Adele Kimmel, los abogados de Castaneda, presentaron el miércoles el documento ante la corte del distrito central de California, que exige una compensación económica por los daños sufridos por el demandante. "La cifra sería fijada por el juez en caso de encontrar culpable al gobierno estadounidense", indicó a Efe Deborah Mathis, integrante de America's Public Interest Law Firm, la compañía encargada de la defensa de Castaneda. El salvadoreño, con cargos por tráfico de drogas, permaneció bajo custodia en un correccional de California desde diciembre de 2005 a marzo de 2006. Allí se le diagnosticó una lesión en el pene, pero no recibió la aprobación para acudir a un urólogo ni para que se le practicase una biopsia. Posteriormente fue trasladado a una prisión del ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) de San Diego, pero tampoco se le atendió su lesión debidamente. Un mes después de la primera inspección, recibió la visita de un urólogo que le informó de que la lesión podría ser cáncer, aunque para asegurarse, debía someterse a una biopsia, pero se le negó la asistencia debida, según su relato, y sólo recibió analgésicos. En noviembre de 2006 fue trasladado al Centro de Procesamiento de Servicio de San Pedro (California), donde notó un bulto en la ingle. El cáncer se había extendido y, según la demanda, el salvadoreño sufrió "un dolor extremo debido al crecimiento del tumor". A finales de enero, los servicios de Inmigración dieron el visto bueno a la intervención para febrero de 2007, pero un mes antes de la intervención, el ICE decidió liberarlo debido a su estado de salud. Desde su operación en febrero, Castaneda, cuya expectativa de vida es reducida, ha recibido un tratamiento de quimioterapia para disminuir el tumor, demasiado extendido para ser extirpado quirúrgicamente. "Espero que esta demanda ayude a todos los demás detenidos, para que no pasen por la misma situación que yo", afirmó el salvadoreño.

Descarga la aplicación

en google play en google play