Escúchenos en línea

Cientos protestan contra ley de migración en Oklahoma

LaVoz.com. Desde Oklahoma City, Oklahoma. | 1 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Más de 500 manifestantes, en su mayoría latinos, acudieron al Capitolio de la capital de Oklahoma el jueves para protestar por una nueva ley que busca combatir a los indocumentados. La ley, considerada por algunos como la propuesta más dura en la nación en la lucha contra la inmigración ilegal, le da a la policía nuevos poderes para detener a los indocumentados con el fin de que las autoridades federales los deporten. Además, se la ha considerado como una forma de disminuir las prestaciones que el gobierno otorga al público. Pero las autoridades de las agencias estatales dicen que las prestaciones no se verán afectadas porque una ley federal requiere que se otorguen, y dicha norma aparece reflejada en la nueva ley de Oklahoma. Se culpa a la medida, propuesta por el representante republicano Randy Terrill, de generar temor entre la población de origen latino, provocando que miles salgan del estado. Terrill dijo que el proyecto de ley tenía precisamente ese propósito. Ha atraído una intensa oposición de parte de algunos grupos religiosos que dicen que continuarán proporcionando servicios a los indocumentados, a pesar de una cláusula que estipula como delito grave el albergar o transportar a inmigrantes ilegales. "Desafiaremos esta ley terrible. ¿Cómo se puede penalizar a la gente por ayudar a otras personas?", preguntó el padre Don Wolf, que se encuentra entre un grupo de sacerdotes católicos que han firmado un compromiso oponiéndose a la ley. Dijo que varios grupos eclesiásticos están "oponiéndose a la aflicción que provocará esta ley". Varias personas que pronunciaron discursos la criticaron por considerar que dividirá familias y provocará la deportación de los que se ganan el sustento, dejando atrás a niños que son ciudadanos con residencia legal porque nacieron en el país. Franco Cevillos, presidente de la Coalición de Acción Latina y editor de un diario latino, dijo que la ley es "racista, inmoral". Mostró una copia de su periódico, que traía un artículo sobre la ley que entró en vigor el jueves. "El racismo, el odio y la intolerancia prevalecieron en Oklahoma", rezaba el encabezado. Scott Grass del poblado de Mustang entró en una discusión con algunos de los manifestantes cuando expresó su apoyo a la ley. Grass dijo que no le molesta la presencia de inmigrantes legales en el país, pero los que no lo son "necesitan regresarse a México".

Descarga la aplicación

en google play en google play