Escúchenos en línea

Deportan a estudiante y su familia, porque la policía los denunció a la migra

Agencia EFE. Desde Tucson. Arizona. | 6 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Unos 100 alumnos de la escuela secundaria Catalina, en Tucson, marcharon el martes hasta las oficinas del Departamento de Policía de la ciudad (TPD) para protestar por el arresto y la deportación de un estudiante y su familia. Los jóvenes reaccionaron con enojo y frustración después de que se diera a conocer que un alumno de esta escuela fue deportado junto a su familia luego que TPD llamara a la Patrulla Fronteriza. Representantes de la escuela llamaron a los agentes policíacos el jueves pasado cuando encontraron marihuana dentro de la mochila del estudiante, que no fue identificado. Los padres del menor fueron contactados de inmediato, pero cuando no pudieron presentar una licencia de conducir para identificarse y admitieron vivir de manera ilegal en EEUU., los agentes policiales llamaron a la Patrulla Fronteriza. La familia fue detenida y escoltada fuera del plantel escolar y de ahí los agentes federales se dirigieron a otra escuela intermedia donde un hermano menor de 12 años del estudiante se encontraba en la oficina del director esperándolos. Los estudiantes de la escuela Catalina iniciaron la marcha esta mañana desde el plantel educativo hasta la Corte Federal, para después dirigirse a las oficinas de TPS en el centro de la ciudad de Tucson. "La Patrulla Fronteriza no tiene derecho de arrestar a los estudiantes en las escuelas, consideramos que no es justo, la educación es una cosa y el tema migratorio otro muy distinto", dijo a Efe Ana Martínez, estudiante de la escuela secundaria Catalina. Portando carteles que leían "No queremos a la 'migra' en nuestras escuelas" y "La policía esta para protegernos y no para deportarnos", los estudiantes exigieron que este tipo de hechos no se repita en las escuelas de Tucson. Al mismo tiempo, en las instalaciones de TPS, representantes de esta dependencia se reunían con el Superintendente del Distrito Escolar Unificado de Tucson (TUSD), Roger Pfeuffer, para discutir el tema y los procedimientos tomados. "Los estudiantes no deben sentir temor de ser deportados si vienen a la escuela", dijo Mario Portillo, de 16 años y alumno de la escuela secundaria Catalina. "Queremos que las autoridades nos traten como lo que somos, estudiantes, el futuro de este país y no criminales", puntualizó. Lo que más preocupa a los jóvenes es el no saber cuántos casos como éste se han presentado antes. "No hay ninguna justificación, esto nunca debió haber pasado", sostuvo Portillo. "La policía no tiene porque meterse con leyes federales, la policía solamente porque nos ve la cara de mexicanos nos quiere pedir a todos papeles". En su opinión, las escuelas no tienen ningún derecho en pedir documentación migratoria de los estudiantes ni de sus familias. Agregó que la policía tampoco tenía que haber llamado a la Patrulla Fronteriza ya que cada estudiante cuenta con una credencial que otorga la escuela y que sirve para identificarse. Las autoridades de Inmigración informaron que la madre y sus dos hijos ya fueron procesados y repatriados a México después de firmar una salida voluntaria, mientras que el padre todavía se encuentra encarcelado debido a que enfrenta un proceso de deportación porque con anterioridad había sido detenido por agentes fronterizos.

Descarga la aplicación

en google play en google play