Escúchenos en línea

Desafío a ICE para que no deporte a los inmigrantes de los camiones de la muerte

Austin. Agencias. | 4 de Enero de 2018 a las 21:54

La policía de San Antonio (Texas) ha tomado una decisión inusual: en lugar de dejar en manos de las autoridades federales el caso de un coyote que encerró a una docena de inmigrantes en un camión para traspasar la frontera, ha decidido presentar cargos por su cuenta, dejando de lado al Departamento de Seguridad Nacional.

Las consecuencias son fáciles de sentir: el pasado mes de julio, el conductor de un camión de la muerte fue arrestado, después de que 10 inmigrantes a los que transportaba encerrados sin agua ni apenas aire murieran en el interior del vehículo. Pero los supervivientes, pese a prestar declaración y colaborar con la justicia, también fueron detenidos para ser posteriormente deportados.

En esta ocasión, sin embargo, el conductor del camión, Herbert Alan Nichols, ciudadano de Houston de 58 años, que fue arrestado el 23 de diciembre, será juzgado, mientras que las 12 personas a las que transportaba en el interior del vehículo han sido dejadas en libertad.

San Antonio es una de las localidades que ha llevado ante la justicia la nueva ley del estado de Texas en contra de las ciudades santuario (que plantea castigar a los sheriffs que no colaboren con las autoridades migratorias federales).


Descarga la aplicación

en google play en google play