Escúchenos en línea

Miedo a deportación frena denuncia de violencia doméstica en EU

Washington. Agencias. | 3 de Junio de 2018 a las 15:29

Cada vez menos inmigrantes están denunciando abuso doméstico en Estados Unidos, mientras la policía culpa al miedo a la deportación, reportó este domingo el diario The New York Times.

Los departamentos de policía en varias ciudades con grandes poblaciones hispanas, incluyendo Los Ángeles, Denver y San Diego, experimentaron un declive en los informes de violencia en sus comunidades latinas.

En Houston, los informes de violencia doméstica latina disminuyeron incluso cuando la comunidad hispana de la ciudad, que ahora es el 44% de la población, creció de manera significativa. Esa escena está sucediendo todo el tiempo", dijo el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo.

Aunque la población inmigrante de Houston es una de las que más crece en el país, el año pasado la ciudad sufrió una caída del 16% en los informes de violencia doméstica de la comunidad hispana.

Los inmigrantes indocumentados e incluso los inmigrantes legales tienen miedo de denunciar el delito. Están viendo los titulares de todo el país, donde los agentes de inmigración están apareciendo en los juzgados, tratando de deportar a las personas”, apuntó Acevedo.

Una encuesta a cientos de agentes de policía, defensores de víctimas y fiscales en los 50 estados, publicada por la Unión Estadounidense de Libertades Ciciles en mayo, encontró:

Numerosos informes de que los inmigrantes indocumentados son ahora más reacios a llamar a la policía, presentar cargos penales y testificar contra los agresores.

Un total de 82% de los fiscales encuestados dijo que los casos de abuso doméstico se han vuelto más difíciles de enjuiciar.

La amenaza en Texas ha sido particularmente pronunciada.

En el condado de Harris, que incluye a Houston, el número de inmigrantes transferidos de las cárceles del condado a agentes federales que ejecutan órdenes de inmigración y aumentó 60% en los primeros cinco meses de 2017.

 En septiembre, la Legislatura de Texas aprobó una ley general que ordena a los departamentos de policía locales cumplir con las solicitudes de las autoridades federales para entregar a los detenidos locales sospechosos de estar ilegalmente en el país.

 El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró que la medida era necesaria para evitar que los municipios establecieran las llamadas "ciudades santuario".

Bajo la nueva ley de Texas, conocida como el Proyecto de Ley Senatorial 4, los funcionarios locales podrían enfrentar penas de cárcel y multas que excedan los 25 mil dólares por negarse a cumplir con las solicitudes federales de "detención".

Houston se unió a Dallas, Austin y otras ciudades de Texas con grandes poblaciones hispanas en una demanda para revocar la ley.

 A pesar de la caída en los informes a la policía, las víctimas están encontrando soluciones. El Centro de Mujeres del Área de Houston, que recibió 33 mil 692 llamadas a su línea directa de violencia doméstica el año pasado, vio un aumento en las mujeres hispanas que buscan ayuda.

 A las víctimas de agresión sexual y violencia doméstica se les puede otorgar permiso para permanecer en Estados Unidos bajo lo que se conoce como visa U.

33 mil 500 víctimas de asalto solicitaron visas U, más de tres veces el número disponible.


Descarga la aplicación

en google play en google play