Escúchenos en línea

Gobierno mexicano condena separación de familias migrantes

Ciudad de México. Agencias | 20 de Junio de 2018 a las 10:31

El Gobierno federal plantó cara al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al calificar de “inhumana y cruel” la política migratoria de separar a niños migrantes de sus familias, una situación agravada las últimas semanas, con más de dos mil casos de menores de diferentes países registrados.

Cabe destacar que los niños son encerrados en instalaciones con vallas de metal, colchonetas y mantas térmicas (lo que ha llevado a calificarlas como jaulas), y son separados de sus familias debido a la política de “cero tolerancia” aplicada desde mediados de abril por EU, que implica procesar penalmente a los migrantes ilegales detenidos en la frontera.

“El Gobierno mexicano no promueve la ilegalidad, la migración ilegal. Sin embargo, por convicción y por obligación constitucional y legal no podremos permanecer indiferentes ante una situación inhumana y cruel”, detalló en una conferencia el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray.

Detalló que se entregó una nota diplomática donde expresan “con claridad, el rechazo y condena”.

Además, tendió “la capacidad institucional, red consular y de cancillería, para intercambiar información y establecer acciones conjuntas” a Guatemala, Honduras y El Salvador.

Se suman legisladores

Por su parte, la bancada del PRI en el Senado, encabezada por Emilio Gamboa Patrón, informó que hoy propondrá a la Comisión Permanente un punto de acuerdo para “que se establezca una ruta de comunicación directa y breve con el Congreso Norteamericano, a fin de encontrar las mejores vías de encuentro y solución a esta crisis humanitaria”.

Presidenciables se pronuncian

Sobre el tema, el candidato presidencial de Todos por México (PRI, PVEM y NA), José Antonio Meade, exigió al Gobierno de Estados Unidos terminar de inmediato el maltrato a los menores e hizo un enérgico llamado para que la UNICEF intervenga. También recordó que como titular de la SRE resolvió en 2014 una crisis similar.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador, candidato de Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES), sugirió al presidente Enrique Peña Nieto enviar una enérgica nota diplomática, solicitar la intervención del alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU y enviar un grupo de abogados, psicólogos y trabajadores sociales para asistir a los niños.

Cabe destacar que, a través de un video, el PES también condenó el hecho: en el clip aparece un hombre de espaldas con características similares al presidente Trump pero con nariz de cerdo. El material culmina con la frase “no somos animales”. Mientras que Ricardo Anaya, candidato de Por México al Frente (PAN, PRD y PES), aseguró que Trump está poniendo en riesgo la relación bilateral.

En el caso de familias mexicanas, entre los niños migrantes que fueron separados de sus padres por las autoridades estadounidenses, el canciller Luis Videgaray destacó a una niña de 10 años con Síndrome de Down que, junto con un hermano, permanece en el albergue de Mc Allen, Texas.

“Es una niña mexicana que fue separada desde la semana pasada de su madre y (la mamá) fue enviada a un centro de detención en Brownsville”, relató en una conferencia de prensa el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Precisó que el padre de la niña vive en Estados Unidos con carácter de residente, por lo que el consulado mexicano en McAllen está haciendo todas gestiones necesarias para que lo más pronto posible le sea entregada su hija.

Videgaray aseguró que este caso “particularmente doloroso” se lo han hecho saber al más alto nivel de las autoridades de la Unión Americana.

El canciller detalló que, de acuerdo a datos del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, hasta el momento 21 niños mexicanos han sido apartados de sus padres debido a la política de “cero tolerancia” contra migrantes que aplica el gobierno de aquel país.

Estos pequeños mexicanos representan menos de 1% de los mil 995 niños migrantes separados de sus padres, aseguró el funcionario.

De esos 21, puntualizó Videgaray, la mayoría ya han sido repatriados a México y solamente siete permanecen en albergues.

Sin embargo, advirtió que esta cifra puede cambiar en cualquier momento “y podría haber un cambio de tendencia”.

La mayoría de los infantes provienen de Guatemala, Honduras y de El Salvador.


Descarga la aplicación

en google play en google play