Escúchenos en línea

Los 201 inmigrantes que sí tienen las puertas abiertas en EEUU

Washington. Agencias. | 26 de Junio de 2018 a las 19:21

Estados Unidos es una nación de inmigrantes. Esta máxima se repite en el país desde su fundación, por mucho que el 45º presidente quiera ponerle coto a la llegada de extranjeros. La cosmopolita Nueva York es, sin duda, una muestra de que cada año, decenas de miles de migrantes construyen EEUU. O, como apunta la magistrada del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg, "juegan un papel vital para lograr alcanzar el ideal de ser una unión [de estados] más perfecta".

En abril, la veterana magistrada dirigió el juramento de fidelidad a la bandera y a la República durante una ceremonia en la que 201 personas de 59 nacionalidades se convirtieron en ciudadanos americanos en el auditorio de la New York Historical Society -el museo más antiguo de la ciudad, que abrió sus puertas a principios del siglo XIX-. En la última década lo han hecho más de siete millones de extranjeros.

Este país "está hecho de gente fuerte como vosotros, de personas que han viajado desde lejos y que han superado grandes obstáculos para lograr una mejor vida", dijo a los americanos de 'certificado' esta brooklyniana hija de inmigrantes rusos. Su padre, detalló Ginsburg, "llegó a esta tierra a los 13 años, sin fortuna y sin hablar inglés", buscando lo que hoy se conoce como el sueño americano, y su madre nació cuatro meses después de que sus abuelos llegasen en barco a EEUU a través de Ellis Island, la puerta de acceso a la 'tierra prometida'.

Hoy, la segunda mujer en ocupar un sillón en el Tribunal Supremo es, como dijo Ginsburg, "testimonio de la promesa de nuestra nación". En 2016 fueron naturalizados estadounidenses 752.000 extranjeros, una décima parte de ellos en la Gran Manzana. Cada año, según los datos del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés), se da la bienvenida a entre 700.000 y 750.000 nuevos ciudadanos. En 2008, excepcionalmente, fueron naturalizados más de un millón de extranjeros.

A los nuevos americanos de la New York Historical Society, la magistrada de 85 años les recordó los pilares del sistema de Gobierno y que "el corazón de América son sus ciudadanos, no los gobernantes", como se puede leer en la Constitución de EEUU. La aspiración, continuó, es alcanzar la "unión más perfecta", una tarea a la que les instó a participar mediante el voto, sirviendo de jurado...

En la ceremonia todos recibieron el certificado que acredita su nacionalidad y un 'kit' que podríamos denominar 'del nuevo estadounidense'. Una bolsa del museo con una bandera de EEUU, que muchos utilizaron para expresar su satisfacción al ser oficialmente proclamados norteamericanos, el almanaque del ciudadano de USCIS con información sobre sus derechos y responsabilidades y una pequeña guía histórica de la ciudad de Nueva York.

Entre los 201 nuevos ciudadanos que juraron lealtad a la nación estaba Eduardo García Rolland, el único español del auditorio. "Ha sido muy emocionante y fantástico", declaraba al finalizar la ceremonia este trabajador humanitario especializado en emergencias y desarrollo de la primera infancia, con veinte años de experiencia, que trabaja para UNICEF.

García Rolland comenzó a tramitar la ciudadanía después de casarse con Matthew Hochbrueckner en EEUU hace tres años (en España lo hicieron en 2007), cuando el Tribunal Supremo declaró legal el matrimonio entre personas del mismo sexo. "Estábamos pensando en marcharnos de EEUU porque mi visado casi había expirado y entonces la Corte Suprema aprobó la ley", rememoraba el bilbaíno, que en breve se trasladará aJordania por trabajo.

"Ginsburg fue una de las artífices de esa decisión", decía feliz por haber tenido la suerte de que la magistrada dirigiese el juramento y de contar con la presencia de su familia política en este especiaal día. El proceso, añadía, ha sido "relativamente largo, pero sencillo porque mi marido es americano", comentaba mientras su marido le reclamaba para presentarle a un amigo.

En el camino para obtener el certificado de naturalización, los aspirantes, entre varios requisitos, tienen que ser poseedores de la tarjeta verde (Green Card) y haber residido de manera permanente durante al menos cinco años. También tienen que aprobar un examen sobre la historia de EEUU y su sistema político (a partir de un centenar de preguntas les formulan diez durante la entrevista personal) y jurar fidelidad a la nación.

Las ghanesas Cynthia Owusu y Sabina Edusei lo hicieron llenas de satisfacción en el museo. Su 'hogar', sin embargo, siempre será Ghana, decían mientras se hacían fotos en el museo al acabar la ceremonia. "Estoy muy contenta de tener la ciudadanía" decía Owusu, que solicitó la naturalización poco antes de que expirase su Green Card después de estar en el país casi diez años. "Afortunadamente no he tenido que renovarla", apuntaba feliz junto a su compatriota.

De las 59 nacionalidades participantes, la ghanesa fue una de las que aportó más ciudadanos junto con los nacidos en Bangladesh y la República Dominicana. En el conjunto del país, según los datos de USCIS en 2016, los extranjeros naturalizados proceden sobre todo de: México, India, Filipinas, China y Cuba.

De la hora aproximada que duró el acto (sin contar los preparativos), el momento más emocionante para la ghanesa Edusei se produjo a los pocos minutos del comienzo. "Lo mejor ha sido la interpretación del himno en directo", destacaba esta vecina del Bronx que llegó a Nueva York hace seis años y a la que casi se le saltaron las lágrimas. "Quiero a este país, me encanta", repetía junto a la exposición de Vietnam.

Madre de una niña de tres años, Edusei prefirió venir acompañada por su amiga Gulianie Noel. Ciudadana estadounidense por nacimiento, reconocía estar fascinada por la ceremonia y por el discurso de Ginsburg inspirando los nuevos ciudadanos a ejercer sus derechos y a ser espíritus libres. Especialmente en estos tiempos en los que el sistema migratorio se está poniendo "más difícil" para los que vienen y el miedo empieza a aflorar.


Descarga la aplicación

en google play en google play