Escúchenos en línea

Investigan a capitana del barco que ingresó con inmigrantes a aguas territoriales de Italia

Sicilia, Italia. Agencias | 28 de Junio de 2019 a las 11:14

La Fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento ha abierto una investigación a la capitana del barco humanitario 'Sea Watch 3', Carola Rackete, por favorecer presuntamente la inmigración ilegal. La embarcación permanece varada frente a las costas de la isla siciliana de Lampedusa con 42 migrantes a bordo desde hace dos días, después de pasar dos semanas a la deriva. La activista alemana, quien desafió al ministro del Interior, Matteo Salvini, y entró sin autorización en aguas territoriales italianas, podría enfrentarse a una sanción económica de hasta 50.000 euros.

"Hemos quebrantado la ley. En Libia hay una guerra civil y no es un puerto seguro. Estoy convencida que la justicia italiana reconocerá que la seguridad de las personas es más importante que las fronteras nacionales", ha explicado Carola Rackete a medios italianos, justificando su decisión de no respetar la normativa introducida recientemente en Italia, que contempla multas de entre 10.000 y 50.000 euros a los comandantes, armadores y propietarios de los barcos que violen la prohibición de entrar en aguas territoriales italianas.

El desafío de Carola Rackete a la política migratoria de Matteo Salvini ha dividido Italia entre quienes defienden la valentía de la activista alemana y quienes apoyan la mano dura del ministro del Interior contra los barcos de rescate. "Que la capitana, heroína de la izquierda, nacida blanca, rica y alemana, haga voluntariado en Alemania en lugar de secuestrar y poner en riesgo la vida de 42 inmigrantes durante quince días", dijo Salvini sobre Rackete, convertida en el último azote del líder de la Liga.

"Soy blanca, alemana, nacida en un país rico y con el pasaporte correcto. Cuando me di cuenta, sentí la obligación moral de ayudar a quienes no tenían las mismas oportunidades que yo", contó en una entrevista al diario 'La Repubblica' la capitana del 'Sea Watch 3'. Con 31 años y cinco idiomas en su currículum, Carola Rackete se graduó en Ciencias Náuticas en Alemania y estudió un máster en Conservación Medioambiental en Reino Unido. Después de obtener el certificado de primer oficial de cubierta por la Oficina Federal de Navegación e Hidrografía de Alemania, se embarcó con apenas 23 años a bordo de un rompehielos y trabajó hasta 2013 en el Polo Norte. Dos años después, empezó a trabajar para Greenpeace; y desde 2016 colabora con la ONG alemana Sea Watch.

En la ciudad alemana de Hambühren, en la Baja Sajonia, los padres de la activista han recibido con una mezcla de preocupación y orgullo las noticias que llegan desde Italia sobre su hija. "Se puede no compartir las formas pero está haciendo lo correcto", dijo al 'Corriere della Sera' Ekkehart Rackete. El padre de la activista, un ingeniero electrónico jubilado de 74 años, confesó sentirse orgulloso y nada preocupado por su hija. "Carola tiene 31 años y sabe lo que hace. Cuando era más joven viajó haciendo autostop por Sudamérica. Ha estado en la Antártida y en el Polo Norte; ha sido voluntaria en una reserva en Kamchatka; fue sola a Pakistán y nunca nos ha dado preocupaciones", contó el padre de la capitana al diario milanés. "Mi hija habla cinco idiomas y conoce un poco el italiano. Esperamos sólo que no tenga que perfeccionarlo en alguna de vuestras cárceles".

La embarcación con bandera holandesa intentó ayer sin éxito atracar en el puerto de la isla siciliana de Lampedusa, después de informar a las autoridades locales de la precaria situación en la que se encontraban los rescatados a bordo -entre ellos, seis mujeres y dos menores-, pero fue obligada a apagar los motores y permanecer a una milla de distancia del puerto. "Tomamos nota de la inscripción de nuestra capitana en el registro de investigados", dijo la portavoz de la ONG, Giorgia Linardi, quien explicó que aún no habían recibido ninguna notificación oficial por parte de las autoridades italianas. Rakete añadió que asumiría las consecuencias de su acción con el apoyo legal de la organización y pidió una vez más que dejaran desembarcar a los rescatados.

Y mientras continúa el tira y afloja entre Salvini y la capitana del 'Sea Watch 3', el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se ha reunido este viernes con su homólogo holandés, Mark Rutte, para intentar desatascar la crisis entre Roma y La Haya, después de que Holanda se negara a acoger a los migrantes de la embarcación humanitaria que navega con bandera de ese país.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Italia ha anunciado que varios países europeos se habían ofrecido a acoger a los migrantes a bordo del 'Sea Watch 3', entre ellos Francia, Portugal, Alemania o Luxemburgo. Sin embargo, Salvini ha dicho que, hasta que no exista un acuerdo firme, no autorizará el desembarco. "Demasiadas veces se ha llegado a compromisos que luego no han sido mantenidos", ha asegurado el ministro del Interior italiano, quien ha calificado de "asqueroso" el comportamiento del Gobierno holandés.


Descarga la aplicación

en google play en google play