Escúchenos en línea

Cuba es nuestra casa, aseguran cubanos que viven en Panamá

Ciudad Panamá. Prensa Latina | 1 de Julio de 2019 a las 11:42

Como en casa, esa fue la sensación que dejó el encuentro que sostuvo este domingo la vicepresidenta Gladys Bejerano, con un grupo de coterráneos residentes aquí, en la embajada de Cuba en Panamá.

Al estilo de la familia más tradicional, donde preocupaciones y proyectos se comparten con el apoyo de todos, los presentes en la cita dominical conocieron sobre los esfuerzos que realiza su país de origen para hacer frente a la escasez que genera el recrudecimiento del boqueo de Estados Unidos.

Tenemos estrategias, proyecciones y programas, pero su ejecución depende en muchos casos de la política de fuerza y prepotencia del presidente Donald Trump, dijo la también contralora al referirse a la actitud absurda del ocupante de la Casa Blanca, quien pretende presionar y decir lo que debe hacer Cuba, afirmó.

'En estos 60 años de Revolución, siempre hemos vivido momentos difíciles; pero, hoy existe mucha agresividad y peligro por parte del gobierno estadounidense', aseguró la dirigente, quien llamó a la unidad de todos, en especial de aquellos que apoyan y desean el buen funcionamiento de la casa común: Cuba.

Desde el corazón y con la sinceridad que distingue a los más sabios del hogar, Bejerano reconoció las deficiencias, pero desde la posición patriótica que caracteriza a los cubanos y que los presentes en el encuentro también defendieron, porque 'aunque estemos fuera, Cuba es la casa'.

Unánime fue el apoyo, cuando la vicepresidenta se refirió al derecho que tenemos a que 'nos quiten el bloqueo', porque 'los tiros que dañan y laceran están en la separación de la familia y la falta de medicamentos, que en ocasiones sufren los niños con tratamiento oncológico', sentenció.

'Más que el efecto económico del bloqueo, indigna que personas de otros países no puedan visitarnos', dijo en cuanto a la restricción de viajes que impone el gobierno estadounidense; y subrayó: 'las diferencias no pueden afectar el derecho que tenemos los seres humanos a vivir en paz'.

Sobre la Constitución, la Ley de Inversión Extranjera, la sustitución de importaciones y otros temas domésticos no menos importantes, como la vinculación de la ciencia y la técnica a la producción nacional de alimentos también se habló en este encuentro, donde primó el compromiso y el sentido de pertenencia.

Tampoco quedó atrás el agradecimiento por encuentros como este, que ofrecen un nuevo aliento a la lucha y un acercamiento a la realidad del terruño, como expresara Ángel Bolaños, presidente honorario de la Asociación Martiana de Cubanos Residentes en Panamá, y un guajiro, según dijo, que aún prefiere el silencio y la tranquilidad del campo. A nombre de la generación más reciente de emigrados en Panamá y de la junta directiva de esta agrupación intervino Jorge Guerra, quien recordó que esta 'es una emigración revolucionaria', que desea seguir unida a Cuba y aportando a la nación.

'Queremos ser parte del motor que impulsa el desarrollo económico del país y entes activos de la sociedad, pese a algunas incomprensiones, porque la política de la Revolución siempre ha sido sumar y no restar', aseguró.

Una solicitud a la que Bejerano respondió: 'Las puertas jamás estarán cerradas para los cubanos que quieran defender y aportar a su Patria'.


Descarga la aplicación

en google play en google play