Escúchenos en línea

La llegada de inmigrantes por mar se desploma pero hay más muertos

Madrid. Agencias | 30 de Julio de 2019 a las 16:20

Las cifras oficiales hablan de un descenso de casi el 30% en la entrada de inmigrantes irregulares por vía marítima desde el 1 de enero al 30 de junio, con respecto al mismo periodo del 2018. Sin embargo, los datos del programa Missing Migrants Project de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) revelan que el porcentaje de fallecidos en el Mediterráneo Occidental sobre el total de quienes lo intentan ha pasado del 1,1% en 2018 al 1,4% en lo que va de año.

Esta ratio supera a la del Me­diterráneo oriental, que es del 0,2%, aunque está muy lejos de los datos de la zona central de este mar, donde el 6,2% de los que lo intentaron han fallecido en lo que va de año.

El Gobierno español saca pecho por el descenso de la inmigración irregular y destaca que el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha apostado desde su llegada al cargo por la cooperación con los países de origen y tránsito de la inmigración y, por este motivo ha viajado en poco menos de un año a Marruecos, Argelia, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea Conakry, Costa de Marfil y Ghana. El viaje a estos cuatro últimos países subsaharianos ha sido el primero que ha llevado a cabo un ministro del Interior español.

Los datos positivos, sin embargo, esconden realidades que no lo son tanto. Las oenegés que trabajan en la zona señalan un cambio en las actuaciones de Salvamento Marítimo por órdenes superiores que suponen “una dejación irresponsable” del deber de salvamento. Según la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía, “antes Salvamento Marítimo actuaba también para salvar vidas en la zona de Marruecos y ahora ha dejado esa actividad en manos exclusivas de los marroquíes”. Salvamento Marítimo español tiene barcos y helicópteros adecuados para hacer esa labor, mientras que el país vecino solo puede utilizar los buques de guerra de su Armada, que en ocasiones reaccionan disparando fuego real a las pateras cuando no cumplen sus instrucciones.

La Confederación General del Trabajo (CGT) denuncia que el nuevo protocolo de actuación hace que Salvamento Marítimo comunique a Marruecos la presencia de pateras en sus aguas para que Rabat tome medidas, pero si Marruecos decide no intervenir “nadie sabe que no lo han hecho”. El 18 de junio, 22 personas perecieron ahogadas en la zona marroquí del mar de Alborán porque nadie acudió a rescatarlas. La vigilancia sobre los subsaharianos se ha estrechado, pero no tanto sobre los propios marroquíes, que en los últimos meses componen el grueso de los inmigrantes.

Los marroquíes intentan llegar a España en unas embarcaciones mucho mejores y más estables que las utilizadas por los sub­saharianos, pero lo que presuntamente es una ventaja de se­guridad en realidad se transforma en un peligro: las travesías que se escogen son más largas y peligrosas, porque quieren evitar ser detectados por la Marina Real, que los devuelve inmediatamente a su país. Esto ha provocado la llegada este año de pateras cargadas de magrebíes a las costas de Cádiz capital o de Chiclana, mucho más alejadas de Marruecos que las tradicionales de Tarifa, Barbate o Conil.


Descarga la aplicación

en google play en google play