Escúchenos en línea

Madre demanda a compañía por muerte de niña migrante

Washington. Agencias | 31 de Julio de 2019 a las 16:15

Una mujer, cuya hija de 1 año murió semanas después de ser liberadas de un centro de detención de inmigrantes en Texas, presentó una demanda este miércoles contra la compañía privada de prisiones que opera la instalación.

Los abogados de Yazmin Juárez están exigiendo $40 millones por parte de CoreCivic en la denuncia presentada en un tribunal federal en San Antonio. Es el tercer reclamo legal que presentan relacionado con la muerte de la hija de Yazmin, Mariee, en mayo de 2018.

Las muertes de niños detenidos por agentes fronterizos han llamado la atención nacional al igual que las condiciones en las instalaciones fronterizas, donde en algunos casos decenas de niños se han mantenido juntos a la vez. Yazmin Juárez testificó este 10 de julio ante un panel de la Cámara de Representantes de Estados Unidos mientras se mostraban fotos de Mariee en las pantallas de televisión. Algunos legisladores se limpiaron las lágrimas mientras ella hablaba.

CoreCivic opera el centro de detención familiar de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en Dilley, Texas, la instalación más grande de este tipo. Los abogados de Juárez dicen que CoreCivic permitió que las malas condiciones empeoraran en las instalaciones de 2,400 camas.

"No creemos que sea apropiado encarcelar a niños pequeños", dijo Stanton Jones, abogado de Juárez. "Como mínimo, si CoreCivic está haciendo grandes cantidades de dinero para dirigir una cárcel para niños, hay obligaciones legales que conllevan".

Los estados financieros de CoreCivic dicen que obtuvo ingresos de $171 millones en las instalaciones de Dilley el año pasado.

En un comunicado, la portavoz de CoreCivic, Amanda Gilchrist, dijo que la compañía "tenía una profunda simpatía por la familia y la trágica pérdida de su hija".

"Nos preocupamos por cada persona que se nos ha confiado, especialmente las poblaciones vulnerables para las cuales nuestros socios legítimamente tienen estándares muy altos que trabajamos duro para cumplir cada día", dijo Gilchrist.

Mariee murió en mayo de 2018 después de sufrir una hemorragia que provocó daños irreversibles en el cerebro y los órganos, seis semanas después de que ella y su madre fueron liberadas de Dilley. Juárez afirma que cuando salieron de Dilley, Mariee estaba gravemente enferma y un día después ingresó en una sala de emergencias.

Según los abogados de Juárez, Mariee comenzó a tener síntomas de una enfermedad respiratoria varios días después de ser llevados a Dilley. A medida que su condición empeoró, con una fiebre que alcanzó los 104.2 grados Fahrenheit, luego tos y vómitos, sus abogados alegan que el personal médico de Dilley no la trató adecuadamente y luego la autorizó a viajar.

ICE dice que instalaciones como Dilley son más adecuadas que las celdas de la Patrulla Fronteriza para detener a niños. Tienen dormitorios y áreas para que jueguen los niños. El actual director interino de la agencia, Matthew Albence, dijo al Congreso el año pasado que los centros de detención familiar como Dilley se describen mejor como "más como un campamento de verano".

Pero los abogados y defensores han documentado las quejas de otras madres inmigrantes que dicen que sus peticiones de tratamiento médico para sus hijos fueron denegadas.

Los abogados de Juárez ya han presentado una demanda legal contra ICE y otras agencias del gobierno de Estados Unidos, exigiendo $60 millones como precursor de una demanda. También presentaron una demanda de $40 millones contra Eloy, Arizona, la ciudad que anteriormente tenía un acuerdo con ICE para servir como "transferencia" para la financiación de CoreCivic.


Descarga la aplicación

en google play en google play