Escúchenos en línea

Retención de niños migrantes: “innecesariamente cruel y francamente malvado”

Washington. Agencias | 22 de Agosto de 2019 a las 16:32

El gobierno del presidente Donald Trump intenta poner fin a un acuerdo que limita el tiempo que los menores migrantes pueden permanecer detenidos, su iniciativa más reciente para reducir la inmigración en la frontera sur del país.

La medida casi seguramente desencadenará una nueva disputa en los tribunales, en una impugnación al intento para mantener detenidas a familias migrantes hasta que se decidan sus casos de asilo.

Un acuerdo vigente supervisado por los tribunales federales requiere que el gobierno mantenga a los menores de edad en un entorno lo menos restrictivo posible y que los libere en cuanto pueda, generalmente después de 20 días de detención.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) dijeron que están adoptando sus propias regulaciones que se apegan al llamado Acuerdo Flores, el cual ha estado vigente desde 1997. Señalaron que ya no hay necesidad de que los tribunales se involucren, ya que sólo se pretendía que fuera temporal. Pero las nuevas reglas permitirían que el gobierno mantenga bajo custodia a las familias por mucho más de 20 días.

Restringir la inmigración es un asunto de alta prioridad en la agenda política de Trump, encaminada a limitar el movimiento de los solicitantes de asilo en el país y disuadir a más migrantes de cruzar la frontera.

Seguramente volverá a generar indignación internacional, a raíz de los informes de condiciones deficientes en los centros de detención. Está en duda si los tribunales permitirán que el gobierno de Trump siga adelante con la política.

Por su parte, el mandatario la defendió y manifestó que “soy el que mantuvo a las familias unidas”.

El gobierno mexicano expresó su preocupación por la perspectiva de una detención más larga de los niños migrantes en Estados Unidos. En un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores, México señaló que monitoreará las condiciones en los centros de detención y continuará ofreciendo servicios consulares a cualquier familia mexicana que pueda ser detenida bajo las nuevas normas. También mencionó que estaría al tanto de cualquier impugnación legal y que “se evaluarán las alternativas legales correspondientes”.

En Estados Unidos, los defensores de los inmigrantes y los demócratas deploraron las nuevas regulaciones y dijeron que la detención prolongada sería traumática para los niños migrantes.

“El gobierno busca codificar el maltrato infantil, así de simple y sencillo”, aseveró la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, en un comunicado.

Peter Schey, un abogado que representa a niños inmigrantes en el caso Flores y preside el Center for Human Rights and Constitutional Law, dijo que si las nuevas regulaciones no coinciden con el acuerdo en ese caso, “estarían en violación material inmediata, o incluso en desacato a la corte”.

“Creo que todas estas cosas son ahora parte de la campaña hacia las elecciones de 2020”, agregó Schey.

El secretario interino del DHS, Kevin McAleenan, dijo el miércoles que las regulaciones crean estándares más elevados para operar las instalaciones de detención de familias. Los centros serán auditados frecuentemente, y las auditorías se harán públicas.


Descarga la aplicación

en google play en google play