Escúchenos en línea

Programas de radio contra inmigración dejan profunda huella

Tucson Agencia EFE. | 15 de Octubre de 2008 a las 00:00
Los programas de radio de locutores conservadores que se pronuncian contra la inmigración tienen un impacto muy negativo sobre la sociedad y dejan una profunda huella contra los inmigrantes. Tales programas de radio son un fenómeno mediático de gran audiencia y llegan a crear estados de opinión muy negativos contra la inmigración, según el escritor Rory O'Connor. En su más reciente libro titulado "Shock Jocks. Hate Speech & Talk Radio", O'Connor analiza el contenido de los programas de los principales locutores radiales que critican a la comunidad inmigrante. "Los programas de radio donde el locutor combina las noticias, con su propia opinión y el entretenimiento, son una mezcla tóxica, donde los radio escuchas no saben diferenciar que es verdad y que no lo es", aseguró O'Connor. Rory O'Connor se encuentra actualmente promocionado su libro en el que repasa el impacto de los personajes mas controvertidos en programas conservadores de radio como Michael Savage, Bill O'Reilly, Rush Limbaugh y Don Imus, entre otros. Estos programas de radio, que cuentan con millones de radioescuchas a nivel nacional, han sido criticados por los duros comentarios que emiten en sus programas en temas que van desde la violencia doméstica hasta la inmigración ilegal. Diversas organizaciones de defensa de los inmigrantes han acusado a ese tipo de programas de radio de promover el odio y la intolerancia entre la sociedad. "Muchos de ellos no solo tienen programas de radio, sino también de televisión y columnas en periódicos, por lo que su mensaje se amplifica mucho mas", dijo O'Connor en entrevista con Efe. Agregó que muchos de esos programas tienden a enfocarse en minorías en los Estados Unidos, como las mujeres, los afroamericanos, los inmigrantes, los homosexuales y los más vulnerables. "Estos programas hacen menos humanos a las personas, burlándose de sus creencias, de sus características físicas, del acento con el que hablan", señaló O'Connor. Señaló que cuando son criticados, los presentadores difícilmente toleran los comentarios en su contra, por lo que optan por cortar las llamadas de las personas que se atreven a contradecir su punto de vista. "Yo traté de comunicarme directamente con cada uno de los locutores radiales que cito en mi libro, pero parece que cada uno de ellos estaba muy ocupado hablando", añadió. En su opinión actualmente no hay muchas opciones ya que el 90 por ciento de los programas de discusión en la radio son de tendencia conservadora. "Cuando algunos de ellos es confrontado sobre alguna información que dieron al aire, o algún comentario, se defienden diciendo que solo bromeaban o que solo se trata de entretenimiento", dijo el escritor. Destacó que muchos de estos programas aseguran "ser la voz" de aquellos que han sido olvidados por los "medios liberales", la mayoría de ellos pertenecientes a la clase trabajadora y personas de avanzada edad. Muchos de los locutores de esos programas conservadores aseguran solamente estar practicando su derecho "a la libre expresión", aunque ellos tienden a evitar las opiniones que no les satisfacen. Resulta complicado, según el escritor, medir el impacto que este tipo de programas pueden llegar a tener en pequeñas comunidades como Tucson o en las grandes ciudades como Los Ángeles o Nueva York, pero no cabe duda de que dejan una profunda huella. Citó, en este sentido como ejemplo, el caso de un hombre en el estado de Tennessee que disparó el pasado mes de julio en contra de una congregación en una iglesia matando a dos personas e hiriendo otras seis. "Este hombre disparó solamente porque la iglesia apoyaba a grupos como los homosexuales", dijo O'Connor.

Descarga la aplicación

en google play en google play