Escúchenos en línea

Acusan a latino de defraudar a tres dominicanos por residencia

Nueva York. EFE. | 1 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Un latino de 28 años fue acusado este miércoles de hacerse pasar por un agente del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para defraudar a tres dominicanos a los que supuestamente cobró más de 24.000 dólares por proveerles servicios legales. El fiscal de Manhattan, Cyrus R. Vance, identificó al acusado como Rafael Masso, de 28 años, quien fue extraditado el martes desde Puerto Rico, donde cumplió seis meses y un día de cárcel por un caso de hurto en ese país, para afrontar los cargos de los que se le acusa en la Gran Manzana de hurto mayor, hacerse pasar por un agente federal, fraude y ejercer ilegalmente la práctica de abogado. De acuerdo con la fiscalía, esos delitos ocurrieron entre septiembre y diciembre del 2008 en Nueva York, donde Masso trabajó desde su apartamento en el sector de Washington Heights, el hogar de la comunidad dominicana en Nueva York, y que además portaba un arma, esposas y lo que aparentaba ser un escudo de una agencia federal. Los documentos del caso señalan que el acusado decía a sus víctimas que era un "sargento de Inmigración" o un "agente" y que usando su computadora personal en su hogar simulaba buscar el estatus de cada una de esas tres personas para determinar cómo proceder en cada caso. Después hacía que sus víctimas firmaran y completaran lo que aparentaban ser documentos legítimos de inmigración, señaló además la fiscalía en comunicado de prensa. Indica también que una de las víctimas le pagó 11.000 dólares, otra aproximadamente 10.000 dólares y la tercera 3.500 para que acelerara el procedimiento de la solicitud para la residencia legal en EEUU y que les aseguraba repetidamente que lo lograrían en poco tiempo. Las víctimas recibían a Masso en sus casas y lo invitaban a cenar con su familia, señaló el fiscal Vance. Indicó también que en octubre de 2008 Masso se fue a vivir a Miami y que les dijo a sus víctimas que sus jefes lo habían trasladado a trabajar en esa ciudad. "Desde diciembre de 2008, ninguna de las víctimas ha logrado contactar a Masso. El acusado no sometió ningún documento a la oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), ni les consiguió la residencia", señaló el fiscal. Advirtió que la investigación sobre este caso continúa y pidió a cualquier persona que haya recurrido a los servicios de Masso que se comunique con el Programa de Asuntos del Inmigrante de la Fiscalía de Manhattan. Masso enfrenta entre uno y siete años de prisión.

Descarga la aplicación

en google play en google play