Escúchenos en línea

Latinos a la universidad con aranceles bajos gracias a proyecto

Denver. EFE. | 3 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Los hijos de indocumentados podrán acceder a estudios superiores pagando aranceles reducidos en una experiencia piloto gracias a un acuerdo entre un centro comunitario de Denver y una universidad privada. Según Coelí Lara, coordinadora del programa Plaza Comunitaria del Centro San Juan Diego de Denver y gestora del proyecto, los 30 jóvenes que estudiarán desde este semestre en la Universidad Colorado Heights recibirán descuentos en sus aranceles como todos los otros residentes de este estado. Lara comenzó sus gestiones hace un año, poco después de que el Legislativo de Colorado rechazase por un voto una iniciativa entonces presentada por el senador Chris Romer (demócrata) para conceder aranceles reducidos a estudiantes hijos de indocumentados que cumpliesen con ciertos requisitos. El rechazo de esta medida significa que los hijos de indocumentados siguen siendo considerados como "estudiantes internacionales", por lo que el costo de sus aranceles es de tres a cuatro veces superior al de un residente del estado. "Prácticamente se les cierran las puertas de la educación universitaria", dijo Lara. "Pero nosotros hemos encontrado la manera de reabrir esas puertas para que los jóvenes latinos continúen con sus carreras", agregó. El acuerdo de colaboración entre la Plaza Comunitaria y la Universidad Colorado Heights fue posible porque esta universidad es una organización privada y sin fines de lucro, y no una institución que recibe fondos públicos. Además, porque "los costos son sumamente accesibles para todo tipo de estudiantes", explicó Jason Johnson, subdirector de relaciones corporativas de la universidad. "Nos entusiasma mucho tener estos 30 nuevos y brillantes estudiantes. Todos ellos son bilingües y quieren seguir una carrera en estudios internacionales. Es decir, son la clase de estudiantes perfectos para nosotros", agregó. La Universidad Colorado Heights cuenta con estudiantes de 35 países y se enfoca en el desarrollo de una fuerza laboral global. "Nos interesan estudiantes que quieran aprender. Y si se graduaron de una escuela secundaria de Colorado y cumplen con nuestros requisitos académicos, entonces los aceptamos como residentes de Colorado y les damos aranceles reducidos", aseveró. Los 30 estudiantes forman parte de un grupo de 100 jóvenes latinos de dos parroquias católicas de Denver que fueron seleccionados para este proyecto piloto por sus altas calificaciones escolares y por haber demostrado sus habilidades como líderes tanto en las parroquias como en la comunidad. Pero llegar a ese nivel de calidad que luego permitió el acuerdo con la universidad, requirió tiempo y llevó a dejar de lado ciertas prácticas tradicionales. "Antes organizábamos ferias con las universidades, donde los estudiantes recibían información pero no había un seguimiento o ayuda posterior. Nosotros, en cambio, trabajamos personalmente con estos jóvenes durante un año y los últimos dos meses de manera intensiva", comentó Lara. El programa piloto será evaluado y sobre la base de esas evaluaciones se expandirá a otras universidades. Lara confirmó que ya se iniciaron contactos con otros centros de altos estudios privados en el área metropolitana de Denver, aunque mantuvo en reserva los nombres de esas instituciones. El nuevo programa ha tenido "un efecto motivador" en los jóvenes, explicó. "Ya no hay excusas para no educarnos en la universidad", comentó Alejandra, alumna de primer año en la carrera de negocios internacionales en la Universidad Colorado Heights, quien pidió que no se publique su nombre completo debido a su estatus migratorio. "Para los jóvenes como yo, es importante estudiar en este país. Y ahora es posible con el único requisito de haberse graduado de una escuela secundaria de Colorado", declaró.

Descarga la aplicación

en google play en google play