Escúchenos en línea

Un tercio de los asilados en EEUU en 2005 procedían de América Latina

Agencia EFE. Desde Washington. | 27 de Enero de 2007 a las 00:00
Estados Unidos concedió el estatus de asilado a 25.257 personas en 2005, de las cuales alrededor de un tercio, 8.736, provenían de países de América Latina, según los datos oficiales del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Tres países latinoamericanos fueron el origen de la gran mayoría de nuevos asilados en EEUU: Colombia, con 3.375 personas; Haití, con 2.962; y Venezuela, con 1.114, según las cifras oficiales más recientes. Mientras que los dos primeros son clásicos países solicitantes, el número de venezolanos a los que se les concede el asilo comenzó a crecer a partir de 2003, tras el golpe de Estado fallido del año anterior contra el presidente, Hugo Chávez, y alcanzó niveles sin precedentes entre 2004 y 2005. En 1997, dos años antes de que Chávez llegara al poder por primera vez, tan sólo nueve venezolanos recibieron asilo político en este país. Sin embargo, el embajador venezolano ante EEUU, Bernardo Alvarez, negó que en su país haya persecución, y alegó que sus compatriotas "están saliendo por múltiples razones y factores que pueden ser personales, económicos o relacionados con la familia". Un fenómeno similar al de Venezuela, pero a la inversa, es el que tiene lugar en Colombia, donde, tras los 6.062 asilados de 2001, el número ha ido cayendo paulatinamente hasta los 3.375 de 2005, el punto más bajo en más de seis años. Por su parte, Haití sufre un lento pero imparable ascenso en el número de asilados, que alcanzó su nivel máximo en 2005, pero que, según los expertos, podría seguir subiendo. Otros países latinoamericanos con un número relevante de beneficiarios de asilo político en EEUU en los últimos años han sido El Salvador -con tendencia descendente pero que vuelve a repuntar-, México y Perú, según datos del DHS. Sin embargo, Dan Kane, portavoz de la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), que depende del DHS, especificó a EFE que las concesiones de asilo "no tienen carácter nacional y se deciden en un análisis de caso por caso". Este derecho se diferencia de las leyes sobre refugiados en que éstas toman en consideración el origen geográfico del solicitante, mientras que el asilo político se consigue por la persecución particular que esgrime un individuo. Estados Unidos puede otorgar el asilo a quienes lo solicitan si logran comprobar que son perseguidos por su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opiniones políticas. "Cada caso es diferente, y no se pueden establecer generalidades, por mucho que haya países que generan el mayor número de asilados. Evidentemente, si esas personas reciben el estatus es porque han presentado unos fundamentos muy sólidos", explicó Kane. Entre las profesiones que presentan un mayor número de solicitantes, señaló el portavoz, están la de periodista o profesor. El número de asilados por vía "afirmativa" -quienes lo solicitan una vez dentro de Estados Unidos- fue en 2005 de 13.520, muy aproximado a los 11.737 que lo pidieron por vía "defensiva" en el aeropuerto u otro punto de entrada en el país. Llama la atención la tendencia a la baja del número total de asilados desde el comienzo del siglo XXI. En 2001, el año de los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas y el Pentágono, Estados Unidos le concedió ese beneficio migratorio a 38.641 extranjeros; al año siguiente, fueron 36.632; 28.684 en 2003, y 27.222 en 2004. Sin embargo, estas cifras están muy por encima de la última década del pasado Siglo, cuando el número de asilados rondaba los 20.000 y alcanzó su número más bajo en 1991, con sólo 5.035, según el informe oficial.

Descarga la aplicación

en google play en google play