Escúchenos en línea

La migra subirá drásticamente tarifa por los papeles

Por Ketty Rodríguez, El Nuevo Herald. Desde Miami, Florida. | 28 de Enero de 2007 a las 00:00
Rumores que circulan en Miami sobre un nuevo aumento de las tarifas para procesar solicitudes y servicios de inmigración, son una realidad, confirmó El Nuevo Herald, que ha obligado a legisladores y presidentes de concilios políticos a escribir cartas al director del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), Emilio González, pidiéndole una explicación sobre la metodología y las variables usadas para justificar el incremento, que podría ser más del doble o un máximo del 250 por ciento en ciertas categorías. El anuncio oficial de los aumentos podría tener lugar tan pronto como en los próximos días, cuando el USCIS publique en el Registro Federal lo que proyecta. A partir de entonces se abrirá un compás de espera 60 días para que organizaciones, activistas y el público en general comenten a favor o en contra de la medida. Tras este lapso, el USCIS realizará los ajustes pertinentes antes de que entren en vigor los aumentos. Los rumores también apuntan a que será durante abril cuando la medida se haga efectiva, pero fuentes de la agencia federal en Miami no pudieron confirmar este dato. "Estamos preocupados por la escala que tendrá el aumento de las tarifas. Por ejemplo, tenemos entendido que el costo de las solicitudes para la naturalización podría ser más del doble, desde el precio actual de $400 hasta $600 o incluso $1,000 (250 por ciento)", dice la carta enviada recientemente al USCIS por Zoe Lofgren, representante demócrata por California, y por otros legisladores que serán los próximos presidentes de los comités y subcomites judiciales de inmigración. Lofgren junto a los senadores demócratas Patrick Leahy, de Vermont; Edward Kennedy, de Massachusetts; y el representante demócrata John Conyers, de Michigan, pidieron a González que respondiera sus interrogantes antes del 2 de febrero. La portavoz del USCIS en Miami, Ana Santiago, negó de plano que el aumento será más del doble. "No es verdad que el aumento será el doble. La agencia está considerando un aumento, pero no será tanto... la propuesta la hace el USCIS con otras agencias federales que hacen recomendaciones y aprueban el plan", dijo Santiago. Aparentemente, el aumento tiene que ver con un cambio estructural del USCIS que no sólo está relacionado con la inflación, sino también con un plan dirigido a modernizar la agencia, que todavía usa "papel y lápiz" y un sistema computadorizado obsoleto, reveló una fuente en Washington, D.C. La última vez que la agencia alzó las tarifas fue en el 2005, cuando añadió un costo de $5 a $10 dólares en varias solicitudes. Pero en el 2004, hizo un incremento promedio de $55 que afectó todos los servicios. Santiago, por su parte, explicó algunas de las razones por las cuales el USCIS está considerando el aumento este año. Entre ellas son básicas: • El USCIS no usa fondos federales para operar, sino que se vale del dinero que recibe a través de sus servicios, pues existe una ley que impide que el dinero de los contribuyentes se use para costear servicios que benefician a los inmigrantes. De ahí que cualquier "modernización" en su infraestructura o su logística tenga que venir de aumentos en el precio de los servicios. • La agencia debe estar solvente para seguir funcionado. "Hasta la fecha no tenemos suficientes datos o información para entender la discrepancia entre el precio de las tarifas que el USCIS recibe actualmente, y la cantidad que la agencia cree que necesitará para cubrir sus costos de operación", reza otra misiva enviada a González por los presidentes de los Caucus Latino y Asiático del Congreso, los representantes Grace Napolitano y Michael Honda, respectivamente. Ambas cartas fueron escritas como resultado del cabildeo que realizó en el Congreso el Fondo Educativo de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), una organización con sede en Washington que promueve la participación política de los latinos en Estados Unidos. "Estamos en desacuerdo con los aumentos... estamos trabajando con los congresistas para presionar a la agencia y lograr que no suba las tarifas", afirmó William Ramos, el presidente de NALEO. Para el activista "es inconcebible" un aumento que "dificultará más" a inmigrantes de bajos recursos realizar el sueño de convertirse en ciudadanos norteamericanos. Muchas personas deberán hacer "un gran sacrificio" para naturalizarse o para solicitar el permiso de trabajo o cualquier ajuste de status, indicó José Lagos, el presidente de la Unidad Hondureña en Miami, una organización ayuda a cientos de inmigrantes. Lagos indicó que la mayor parte de las quejas de los inmigrantes sobre Inmigración está relacionada con los retrasos y la falta de información. En el caso de las ciudadanías, muchos inmigrantes están forzados a esperar años antes de recibir notificación. La explicación más común es que está pendiente el chequeo de seguridad que realiza el FBI. "El servicio es malo, los inmigrantes esperan mucho para recibir una respuesta, no actualizan la base de datos, y en muchos casos pierden los expedientes", dijo desde Washington Michele Waslin, la vocera del Consejo Nacional de la Raza, la mayor organización latina pro inmigrante del país. Al parecer, la información de muchos casos que la agencia publica en internet "no está actualizada". Además, tampoco indica el tiempo que tomará resolver el problema, señaló Lagos. El servicio de llamadas gratuitas de la agencia también tiene sus fallas, según la opinión de los activistas. Cuando la línea no está ocupada, se cae, o el funcionario que atiende simplemente dice a los clientes que "deben esperar".

Descarga la aplicación

en google play en google play