Escúchenos en línea

Discuten permiso único de residencia y trabajo en la UE

Bruselas. Parlamento Europeo. | 3 de Febrero de 2011 a las 00:00
La obtención de un permiso único debe bastar para que los trabajadores extranjeros puedan vivir y trabajar en la UE, según ha reconocido este jueves la comisión de Libertades Civiles. Permitir que los Estados miembros expidan documentos adicionales va contra el objetivo de tener un permiso único que incluya toda la información relacionada con el derecho a trabajar. Los diputados han respaldado la propuesta de la Comisión Europea sobre este tema. La directiva de "permiso único" busca reducir los trámites burocráticos para los inmigrantes que deseen vivir y trabajar en un Estado miembro, ya que permitirá obtener los permisos de residencia y trabajo mediante un procedimiento único. La propuesta también concede una serie de derechos a los trabajadores de terceros países equiparables a los de los ciudadanos europeos, como unas condiciones laborales mínimas, el reconocimiento de títulos y cualificaciones profesionales y el acceso a la seguridad social. Puntos de desacuerdo Tras aprobar una serie de enmiendas a la propuesta de la Comisión, el pleno de la Eurocámara rechazó el pasado 14 de diciembre el texto modificado por 306 votos a favor, 350 en contra y 25 abstenciones. Los principales puntos de desencuentro entre los grupos políticos fueron el ámbito de aplicación de la legislación, la equiparación de los derechos de los inmigrantes con los de los trabajadores de la UE y la posibilidad de que los Estados miembros puedan expedir o exigir documentos adicionales al permiso. La Comisión decidió no retirar su propuesta, por lo que la directiva fue remitida nuevamente a la comisión de Libertades Civiles. Esta decidió reabrir solo algunas partes del texto, en particular la relacionada con los documentos adicionales. No a los documentos adicionales Los diputados han decidido mantener la propuesta de la Comisión y no permitir a los países de la UE expedir documentos adicionales al permiso único. La comisión parlamentaria ha confirmado que "cuando expidan permisos de residencia, los Estados miembros deberán indicar la información relacionada con el permiso de trabajo". Según la mayoría de los parlamentarios, permitir a los países de la UE expedir documentos adicionales carece de sentido cuando lo que se busca es disponer de un "permiso único". Las enmiendas aprobadas por el pleno en diciembre permitían a los Estados miembros expedir documentos adicionales al permiso de residencia con información específica sobre el derecho a trabajar y las condiciones laborales. La comisión parlamentaria ha rechazado esta posibilidad. Una solicitud única para un permiso único De acuerdo con la legislación propuesta, los inmigrantes que deseen vivir y trabajar en la UE, o sus contratantes, tendrían que rellenar una solicitud única dirigida a las autoridades del Estado miembro en cuestión. Una vez aprobada la solicitud, el inmigrante recibirá un permiso "combinado" de residencia y trabajo. La duración de este permiso y las condiciones de expedición, renovación o cancelación dependerán de los países. Derechos básicos La propuesta de directiva tiene como objetivo garantizar una serie de derechos básicos a los trabajadores de terceros países, equiparándolos a los de los ciudadanos de la UE. Estos derechos cubren las condiciones de trabajo, el salario, la educación, los beneficios fiscales, el derecho a afiliarse a un sindicato y la seguridad social. Los Estados miembros fijarán las condiciones de acceso al régimen de la seguridad social y, al hacerlo, deberán cumplir con la legislación europea en este ámbito. Derechos de pensión En cuanto a la portabilidad de las pensiones, cuando un inmigrante en situación regular decide trasladarse a un país de fuera de la UE, podrá disponer de sus derechos de pensión en las mismas condiciones que los ciudadanos de la UE. No obstante, los Estados miembros pueden someter este derecho a la existencia de acuerdos bilaterales que reconozcan la exportación mutua de las pensiones. Exclusiones La directiva no se aplicaría a los trabajadores desplazados ni a los nacionales de terceros países que hayan obtenido un permiso de residencia de larga duración o el estatuto de refugiados. Estos colectivos ya están cubiertos por otras directivas europeas. Tampoco se aplicaría a los trabajadores temporeros ni a los desplazados por sus empresas, que también serán objeto de normativas específicas. En el pleno de diciembre, el grupo S&D presentó varias enmiendas para incluir a los trabajadores desplazados por sus empresas, a los temporeros y a los refugiados, con el argumento de que su exclusión conduciría a la existencia de una mano de obra a dos niveles. Próximos pasos La prohibición de exigir documentos adicionales y las enmiendas aprobadas por el Parlamento en diciembre tendrán que ser confirmadas por el pleno. La comisión de Libertades Civiles decidió no reabrir el debate sobre otras cuestiones cuando se pronunció sobre el procedimiento, de acuerdo con el artículo 56(3) del reglamento del Parlamento Europeo. Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento y el Consejo deciden en pie de igualdad en cuestiones relacionadas con la inmigración legal.

Descarga la aplicación

en google play en google play