Escúchenos en línea

El retorno voluntario de inmigrantes fracasó en Cataluña en 2010

Barcelona. Qué.es | 10 de Febrero de 2011 a las 00:00
El retorno voluntario ha fracasado en Catalunya y sólo 200 inmigrantes se acogieron a esta posibilidad durante el 2010, frente a los 1.300 que lo hicieron en el ejercicio anterior, según ha explicado este jueves el secretario de Inmigración de CCOO de Catalunya, Ghassan Saliba, en la presentación del análisis de la memoria del Centro de Información para Trabajadores Extranjeros (Cite). En el conjunto de España, 1.500 inmigrantes han pedido el retorno voluntario a su país en 2010, frente a los 6.000 que lo hicieron en 2009, elevando a un total de 8.500 personas las que se han acogido a esta posibilidad desde que se instaurara. El sindicato ha considerado que el poco éxito de la medida se debe a que los inmigrantes ven valores más allá de los estrictamente laborales y prefieren quedarse aquí "para asegurar un futuro mejor para sus hijos". Asimismo, Saliba ha asegurado que esperan popularizar el retorno voluntario con la introducción, en el nuevo reglamento de inmigración, de una disposición por la cual los inmigrantes que se acojan a esta posibilidad podrán volver al cabo de tres años manteniendo la antigüedad. El coordinador del Cite en Catalunya, Carles Bertran, ha explicado que el empleo irregular es del 50%, un 4,4% menos respecto al año anterior, pero que aún así "requiere una actuación decidida contra este fraude a la Seguridad Social y a los derechos de los trabajadores". Ha añadido que la reducción de la irregularidad se debe en gran medida al contexto de crisis y al menor número de personas extranjeras que llegan porque "no hay trabajo que haga de reclamo". El perfil del inmigrante que acude al Cite es el de una mujer en edad laboral, con proyecto migratorio propio y procedente de Sudamérica, aunque, en general, siguen siendo los inmigrantes marroquíes los más abundantes. CCOO ha exigido al nuevo Govern que promueva un discurso "serio y riguroso" en inmigración y, en este sentido, que ratifique el Pacto Nacional de Inmigración que ya se firmó en la anterior legislatura. "Es el momento de un discurso serio, no de debates histéricos sin fundamento jurídico ni constitucional", ha sentenciado Saliba. Ha propuesto, como ya hizo en las pasadas elecciones autonómicas, que los partidos políticos firmen un acuerdo para no utilizar la inmigración como un instrumento político en las campañas electorales de las autonómicas de mayo.

Descarga la aplicación

en google play en google play