Escúchenos en línea

Jarquí la emprende contra Ortega y los empresarios

Informe Pastrán. | 16 de Octubre de 2007 a las 00:00
En el encuentro realizado la semana pasada entre las cúpulas empresariales y el Presidente Daniel Ortega, insistieron en pedir seguridad para sus inversiones, proponiendo que el gobierno los considere aliados en el desarrollo, pero dejaron a un lado grandes temas nacionales. Entre estos grupos parece estarse dando un cambio radical, ya que contrario de años anteriores, cuando exigían independencia de los poderes del estado, más democracia y cero pacto, ese léxico ya no forma parte del lenguaje entre los empresarios y el gobierno del FSLN, en esta nueva etapa. Los empresarios pidieron de todo, pero no hablaron de la necesidad de un Estado de Derecho; de la democracia participativa; la independencia de los poderes del Estado especialmente del Judicial; la lucha contra la corrupción; el presidencialismo versus parlamentarismo y las eventuales reformas a la Constitución Política , entre otros temas. El Coordinador político del Movimiento Renovador Sandinista, Edmundo Jarquín, consideró positivo el encuentro sostenido la semana pasada entre cúpulas empresariales y el Presidente Daniel Ortega, pero observó algunos puntos preocupantes. "Me parece positivo que el desarrollo de Nicaragua se comience a ver estratégicamente, con visión de largo plazo, como es el caso en general de los Ejes de Desarrollo. Sin embargo tengo serias preocupaciones. Primero, debemos estar claros que no hay buen largo plazo con mal corto plazo. Y lo que hemos visto de los primeros nueves meses de gobierno del Presidente Ortega no es alentador", apuntó en declaraciones a INFORME PASTRAN. Como segundo punto, Jarquín dice que "las buenas palabras, como las empleadas en el INCAE, que son necesarias, y las buenas maneras y el buen tono, como el empleado en el INCAE, que también es necesario, no deben sustituir al fondo: Ortega no dijo ni una palabra de democracia, ni de transparencia, ni de Estado de Derecho". Al valorar el encuentro, Jarquín estimó que "en el fondo y tácitamente (el Presidente Daniel Ortega) propuso a los empresarios el mismo entendimiento que (Anastasio) Somoza en su oportunidad propuso al sector privado: ustedes dedíquense a los negocios y la política me la dejan a mi. Igual que Somoza, Ortega lo que ofreció a los empresarios fue estabilidad, no importando que sea una estabilidad autoritaria". Advirtió que "sería un grave error creer que puede haber Estado de Derecho sin democracia, sin efectivo control sobre la arbitrariedad gubernamental. Y en el fondo, aunque con buenas maneras, Ortega hizo una justificación, cuando se refirió a la ESSO , del uso de la presión y el chantaje". Para Jarquín, "nos estamos deslizando por una peligrosa senda corporativista. Ortega trata de entenderse sector por sector; un día con los empresarios, otro con los trabajadores, etc. Al final, además de deteriorar las reglas e instituciones de la democracia, no se como va a resolver la cuadratura del círculo, porque lo que promete a un sector es contradictorio con lo que promete a otro".

Descarga la aplicación

en google play en google play