Escúchenos en línea

Filtran documentos del PLC y FSLN sobre reformas constitucionales

Varias agencias. Desde Managua. | 25 de Octubre de 2007 a las 00:00
Sandinistas y liberales se proponen restablecer la reelección presidencial en Nicaragua, conceder diputaciones vitalicias a los ex gobernantes y crear magistraturas judiciales perennes en el proyecto de reformas constitucionales que presentarán próximamente al Congreso. Las propuestas forman parte de profundas reformas institucionales que ambos partidos que dominan el Congreso pretenden realizar en Nicaragua para cambiar el sistema presidencialista por uno parlamentario o semi parlamentario, según documentos divulgados este jueves por la prensa local. Según la copia del proyecto del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y del borrador del gobernante Frente Sandinista (FSLN), ambos coinciden en restituir la reelección presidencial. "El Presidente de la República podrá reelegirse por esta vez u optar a (ser) Primer Ministro", señala el texto del PLC. También concuerdan en nombrar magistrados vitalicios en la Corte Suprema de Justicia, que está bajo el control de los dos partidos, y conceder diputaciones vitalicias a los ex presidentes desde 1979. La iniciativa beneficiaría a Ortega y a los ex presidentes Violeta Barrios de Chamorro (1990-97), Arnoldo Alemán (1997-02) y a Enrique Bolaños (2002-07). Otro punto de consenso es que el Ejecutivo sea dirigido por un primer ministro que será electo por el Parlamento para que organice y dirija el gobierno y la política económica, junto a un presidente que se encargaría de administrar la cosa pública. Otras propuestas que se barajan sobre la mesa a iniciativa del PLC, que dirige Alemán, es ampliar de cinco a seis años el período de los diputados y alcaldes; así como del Fiscal, Procurador, contralores y otros cargos claves del Estado nombrados por el Congreso. También parece haber coincidencias para posponer las elecciones municipales de 2008 y las regionales del Caribe de 2010, con el propósito de juntarlas con las elecciones nacionales de 2011. Además, reducir el número de diputados de 92 a 70, sin derecho a reelección para otro período, a partir del 2011 y crear un Instituto Electoral en vez del Consejo Supremo Electoral, que tiene rango de Poder de Estado. En lo que difieren sandinistas y liberales es el porcentaje para ganar unas elecciones presidenciales. Los liberales de Alemán proponen que sea con la mitad más uno del total de votos válidos, en vez de un 35 por ciento si se supera por cinco puntos al candidato del segundo lugar. Mientras que los sandinistas sugieren que la presidencia la gane el candidato que obtenga la mayoría de votos, sin importar el porcentaje.

PLC quiere referendo

No obstante, la mayoría de los diputados del PLC rechazó las pretensiones de cambiar a un sistema de gobierno parlamentario sin consultar al pueblo con un referendo. Los diputados propusieron un referendo para que sean los ciudadanos los que decidan si apoyan o no la propuesta. La iniciativa es respaldada por 19 de los 25 legisladores del PLC, segunda fuerza parlamentaria, incluido el presidente de ese colectivo, Jorge Castillo Quant, y el jefe de la bancada, Maximino Rodríguez. Ellos dijeron que están dispuestos a pedir la convocatoria a la consulta, si Alemán promueve el proyecto, anunció uno de sus promotores, el diputado liberal Enrique Quiñónez. Hay "19 diputados (del PLC) que no estamos dispuestos a votar a favor de la reforma si no se hace un referendo", el cual puede ser convocado junto a las elecciones municipales de noviembre del 2008 "para que se le consulte al pueblo en boleta aparte si quiere o no un cambio de sistema", dijo Quiñónez. En el documento, los 18 diputados liberales se comprometen "a elaborar una iniciativa de decreto de referendo para someter bajo este procedimiento la aprobación de las reformas constitucionales que pretenden cambiar el sistema presidencialista por un sistema parlamentario". Los opositores liberales consideran que ese referendo se puede celebrar junto a las elecciones municipales, a realizarse durante el primer domingo de noviembre del 2008. La iniciativa de referendo debe ser firmada por al menos 31 de los 91 diputados del congreso, de los cuales 41 pertenecen a la bancada del FSLN, 25 al PLC y 25 de otros dos grupos opositores. El PLC suma 25 diputados, de 92 escaños en la Asamblea Nacional. Esa propuesta no cuenta con el aval de siete diputados cercanos a Alemán, quien pese a que no preside el PLC, es quien ejerce mayor influencia sobre ese colectivo. Las reformas son rechazadas por los otros dos grupos opositores en la Asamblea Nacional: Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y Movimiento Renovador Sandinista (MRS), que juntos suman 26 diputados. El Parlamento también lo integran 38 sandinistas y tres aliados (dos disidentes del MRS y uno de la ALN). Las reformas constitucionales en Nicaragua deben ser aprobadas en dos legislaturas y con al menos dos tercios de los 92 diputados que integran la Asamblea Nacional. En la misma línea se pronunciaron otros legisladores liberales y miembros del partido que discrepan con las intenciones de Alemán.

Descarga la aplicación

en google play en google play