Escúchenos en línea

La lucha por poner orden en el sistema penitenciario salvadoreño

San Salvador. Diario Co Latino. | 4 de Octubre de 2011 a las 00:00
Del caos a un orden con tinte humano. Esta es la forma de definir la gestión de Douglas Moreno y su equipo, en la Dirección General de Centros Penales (DGCP), quienes al llegar a la institución afirman haber encontrado “bodegas humanas”, en las cuales la única información de los reclusos eran sus nombres. Por lo demás, solo engrosaban las filas del sistema penitenciario. En ese sentido, la DGCP inició el proceso de saneamiento y cambio, primero ejerciendo un estricto control para erradicar la corrupción, transparentando la gestión de cada una de las cárceles en El Salvador, removiendo a los agentes de seguridad de dudosa ética, introduciendo al ejército en la revisión principal y poniendo cámaras de video en las zonas claves, entre otras acciones y medidas. - ¿Cómo va el trabajo en la DGCP? Te quiero contar que uno puede estar con el ministro de justicia de Suecia y el encargado de penales de Suecia y, para ellos, el dolor de cabeza son los sistemas penitenciarios. Podés ir a Argentina y a Estados Unidos y su dolor de cabeza es el sistema penitenciario. En cualquier parte del mundo, la parte más complicada de los países, más vergonzosa, la que no le gusta enseñar a nadie, son los sistemas carcelarios. - ¿Usted es el responsable del dolor de cabeza? Yo llevo el gran dolor de cabeza; ahora te quiero decir que nos ha ido muy bien, porque todas las delegaciones que han venido se han quedado sorprendidas. Jamás se imaginaron que en un país del tercer mundo tuviéramos un plan claro; hasta FUSADES, que es el pensamiento de la derecha lo reconoce, “tienen un plan verosímil, que se puede ejecutar”, y no necesitó $100 millones para comenzar. - ¿Cuánto necesitó? Vamos a ver: pelear las dos granjas, porque no es que me las regalaron. No. Tuve que convencerlos de que esos terrenos abandonados, hace 34 años, en el caso de Santa Ana, podía ser transformado en una realidad para el sistema carcelario; luego la granja de Izalco, convencer que ese era un terreno que, pese a que ahí estaba el centro tecnológico y de agricultura del CENTA tirado, convencerlos a ellos. ¿Cuánto le costó a Panamá el SIPE de ellos? $3 millones, que cuando vinieron aquí arrepentidos, que por qué no vinieron antes. ¿Y cuánto a nosotros? Con todo y planillas, no pasa de $50 mil, pero eso ya es todo el intelecto de José Luis, pero ya te digo los consultores de Panamá pagaron $3 millones. Pero no les dijimos a los compañeros de Panamá que un sistema informático, él solito no va a hacer nada, el talento sigue estando en el ser humano. Es como la seguridad tecnológica: siempre está el ser humano que aprieta el botón, si ese ser humano no lo aprieta no se va a poder. Por eso, para nosotros el centro es la escuela. Quiero decirte que, aunque este sea el lado más débil de cualquier gobierno del mundo, pues a nosotros nos ha ido muy bien, somos capaces de probar que, con mucha voluntad, disciplina y con mística de trabajo, se pueden hacer cambios. Vos viste que acaban de inaugurar la cuestión de video vigilancia de la PNC, es una donación de $2 millones de Corea, a nosotros nadie nos ha regalado ni siquiera $10 mil. - Cuénteme lo del Centro de Información Vino una delegación de Panamá y conocieron el sistema de información, y se quedaron muy sorprendidos; ellos tienen uno que les costó $3 millones. Lo tecnológico es importante, pero no es el centro del asunto, eso engaña, eso no se llena solo. Si te lo alimentan mal, o no te lo alimentan, no sirve de nada; si la gente se nos cae en los penales te va engañar, por eso es un monitoreo de 24 horas, y se actualiza cada 120 segundos; y el alcaide tiene que registrar cuando una persona está saliendo en el mismo momento. Ese monitoreo constante, siempre encima del alcaide y del director del centro penal, es un solo sistema con el sistema de vigilancia y el de información. - ¿A la DGCP cuánto le costó el centro de video vigilancia? $150 mil ahorita, con la nueva ampliación llega a $200 mil; pero no llega a $2 millones. - ¿Todo de su presupuesto? Cada país que viene y les decimos que tenemos $32 millones, de los cuales la mitad es para alimentación y la otra para salarios, dicen: es imposible, nadie se hubiera hecho cargo de este sistema carcelario; nadie, y con la agravante que nadie maneja pandillas como nosotros, 9 mil pandilleros que no hay en ningún cárcel de América Latina, solo la de los Ángeles, por cierto con $10 mil millones de dólares, yo hablé con el secretario de prisiones de ese estado, estuve en una reunión con él y ese es el presupuesto anual que tiene para 33 cárceles. -¿Cuántas personas entran mensualmente en las cárceles? 3 mil 500. En dos años habían entrado 18 mil personas. Sí, pero cuando calculamos por meses, entraron 3 mil, porque entraban 4 mil y salían 3 mil 600. O sea, que nos quedaban márgenes de 400, y diariamente entre 30 a 40 personas, de las cuales se quedan más del 50% - Eso agrava diariamente la situación… Sí, cuando Giuliani estableció su tolerancia cero, lo primero que hizo no fue capturar; sino ampliar el sistema carcelario, por qué, ¿dónde vas a meter a todos los que capturás? - Agudiza el hacinamiento… Claro, el hacinamiento es la madre de muchos problemas. - ¿Qué pasa con la garantía de otros derechos? Sí, es que con el hacinamiento violás muchos derechos de los privados de libertad, ahí no te perdés. - ¿Y el trato a familiares y privados de libertad? Bueno, nosotros hemos abierto las cárceles a los periodistas, tratamos de hacerlo con mucho cuidado en el sentido de que hay periodistas que traen una agenda electoral, no traen una agenda de país. Por mucho que queramos enseñarles lo bueno o lo malo del sistema carcelario; es demás, nunca te van a sacar lo bueno; eh, la mayoría de países tienen cerradas sus cárceles a medio mundo, porque no les gusta enseñar eso. - ¿Cómo califica los programas de rehabilitación? Estamos comenzando, de muy buena proyección, los hemos sistematizado; no en un tratamiento, sino calificando que la rehabilitación tiene su base en la educación y el trabajo. - ¿A cuántas personas llega? Ahorita, “Yo Cambio” es un programa piloto de 100 personas, las granjas pueden asumir entre tres mil a cuatro mil personas. - ¿Cuándo se concretizarán las Granjas? No van a haber cuatro mil personas en un mes, eso es progresivo. Pero pensamos abrirlas, primero Dios, el próximo mes. - ¿Cuánto invierten en los programas? En el “Yo Cambio $7 mil”, que ocupamos para pagarles lo de las granjas, lo que dio el Estado. Vamos a invertir, en una primera fase, de $50 mil a $ 60 mil en las dos granjas para hacer las cosas básicas; te estoy diciendo que si yo pido un millón para cada granja, voy a esperar hasta el 2014 y nunca voy a ver ese millón. - Se trata de priorizar… Se trata con mucha creatividad, que está en el talento del equipo hacer lo que un país del tercer mundo debe hacer. Porque si yo espero, que soy un hombre graduado de Harvard, que hasta que se me den las condiciones de EE.UU para venir a establecer ese modelo acá, estoy perdido. El Salvador, Centroamérica, debe construir su propio modelo y eso va a estar basado en el talento de las personas, en el esfuerzo de equipo. - Ahorita, ¿qué calificación le da? Tres, a lo que tenemos ahorita… ¿Para qué nos vamos a engañar? Pregúntame dentro de un año. - ¿Calificará a…? Hay que llegar a ocho, cuando veas las granjas es otra cosa. Nadie nos cree, porque ahorita nadie nos cree. - ¿Que sucederá mientras tanto? No, lo que pasa es que esto es como tener cáncer: vamos a ver, está el paciente con cáncer que ya está en tratamiento, y está el que no está en tratamiento; el que está en tratamiento tiene más posibilidades de vida, pese a que las tiene fregadas, pero ha comenzado un proceso; el otro no tiene ningún proceso. Nosotros ya comenzamos un proceso. - ¿Cómo atienden en salud a los privados de libertad? Eso es prioritario… Muy mal, el hacinamiento también es madre de eso. - ¿Cuántos médicos hay en cada centro penitenciario? Espérame, ¿tenemos ese dato? (pregunta a dos de sus colaboradores) … ¿podríamos llamar a la doctora? ...Pero si querés, un día andá a Mariona, ves la escuela y te vamos a enseñar la parte que estamos habilitando para construir un pequeño hospitalito adentro. - ¿Y eso? Estaba un espacio que era bodega, ahí estaba desperdiciado el espacio, reparamos y ya le dimos la tónica de hospitalito. - ¿Hay o no tratamiento médico adecuado? Sí, no como quisiéramos. Tenemos un pacto de salud con MINSAL, que nos ha abierto mejores posibilidades. Lo peor que podría ocurrir en esta entrevista es la incapacidad de mostrarte algo, por eso la mayoría de directores de penales no hablan con los periodistas; pero nosotros sí tenemos que enseñar, lastimosamente la oposición, los medios, nunca nos van a dar la amplitud. - ¿Qué otras alternativas tienen para disminuir el hacinamiento? Las granjas, es lo principal. Porque con el hacinamiento lo que te falta es espacio vital; entonces, como yo no tengo los $ 0 millones para la otra cárcel, lo voy a hacer vía las fases de confianza y semi libertad. Cuando entré al sistema había 500 personas en fase de confianza y semi libertad, hoy hay un promedio de un mil personas. Cuando tengamos las granjas, ahí comienza. - ¿Otras alternativas? El “Yo Cambio”, que es sacar a los internos a trabajar con un programa, no para instrumentalizarlos. - ¿Cuántas personas habitan una celda? En Mariona, por ejemplo, donde deberían de haber un promedio de diez hay 50. - ¿Cuáles son las dimensiones de esas celdas? Es de cinco por cinco, aquel día hicimos el ejercicio… Si querés podés ir a verlo en la noche. Programate, abrimos el espacio y lo vas a ver en la noche, para que no te lo cuenten y lo veás por tu cuenta. - ¿Duermen parados? No, pero eso de Mariona no es comparado con San Vicente, en San Vicente duermen en los baños. - ¿En qué penales es más crítica la situación? En todos. Es que eso es de justificar: en Mariona hay 4 mil 800, en San Vicente hay un mil 800; pero el espacio de Mariona, en el aspecto de los patios, te da al menos dónde respirar; en cambio en San Vicente, los patios son chiquititos, se ve más crítica la situación de San Vicente, aunque las dos sean críticas. - ¿Cuánto está sobrepasada la capacidad del sistema? 300%, en general - A su juicio, ¿cuáles son las causas que provocan ese exceso de población? Hay un problema de legislación, y esto pasa por varias esquinas de análisis. Si no pasás por esto, te quedás corto. La estructura jurídica nos hace un problema de hacinamiento, pero realmente lo que hace el hacinamiento es la estructura económica que tenemos. - Estructura económica… El sentido común nos da, pero hay un estudio del PNUD que en las situaciones más agravadas, de los países que cuentan con pocos recursos, dos delitos se disparan: homicidios y robos. No es la pobreza, en nuestro país sigue siendo la desigualdad. Vos no podes analizar el sistema carcelario como que fuera una cosa aparte de todo, no. Eso responde a una parte de la estructura de organización. - Estructura jurídica… El hecho de que prohibieron dar más medidas alternativas a la detención provisional, no se puede dar mucha alternativa que no esté adentro. En este país, el 100% es cárcel, la estructura jurídica está dirigida a la cárcel. - Buscar medidas alternas… Las hay, lo que pasa es que cuando se construyeron medidas alternas se hicieron bajo el diseño de aquellos delitos que nunca fueron a prisión. Delitos de uno a dos años. Eso es valioso. Cuando yo fui director del departamento de libertad asistida teníamos a 11 mil personas en el departamento, te convendría ir también al departamento de prueba en la CSJ. - ¿En materia legislativa, por ejemplo…? Que la legislación contemplara… Estamos hablando de otras medidas que no sea crear espacios vitales, porque para crear espacio vital ya no nos alcanza la economía. Pero el control de la detención provisional fuera de la cárcel, por eso nosotros creemos que el brazalete sería un buen proyecto. - ¿Qué manejo han hecho de los enfrentamientos en las cárceles? Nuestros dos años de gestión han sido duros, porque nosotros fuimos a romper una cosa: que ahí estaba entregado a los privados de libertad. Mariona, ahí los manejaban realmente los privados de libertad. Esas son las grandes pugnas que hemos tenido contra todos, incluso contra la misma prensa. - ¿Alcaides colaboran? EL 90% se resiste a la modernización, pero se contempla la remoción, porque no quieren progresar en la depuración. - ¿Como resume sus dos años de gestión? Muy bueno, por la posibilidad de abrir las granjas. A mí, la misión que me da la ley es la custodia y la rehabilitación. Vos no podés llegar a la rehabilitación si primero no controlás, y esa es la parte fuerte que hemos tenido ahorita. Estamos controlando, pero cualquier sistema que se mantenga sólo en el control no va a aguantar; porque cuando vos tenés solo apuñada a la gente, y no le das una alternativa de cómo salir de esto, se vuelve loca. Entonces, es imposible la rehabilitación sin el control. Son las dos carreteras: es el control de los penales para abrir la rehabilitación.

Descarga la aplicación

en google play en google play