Escúchenos en línea

Alertan sobre amenaza de monopolios mediáticos en

San Salvador. Diario Co Latino. | 6 de Octubre de 2011 a las 00:00
Las grandes amenazas en la actualidad a nivel de acceso a medios de comunicación y, sobre todo, garantizar el derecho de expresión de los pueblos es la gran concentración de los medios de comunicación, concebirlos meramente como vías de enriquecimiento. Estas son algunas de las conclusiones que se pueden inferir del Foro Público: «Hacia la construcción de modelos de comunicación democráticos», organizado por la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador (ARPAS) y la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), que sirvió para avanzar en la discusión en el país de la democratización de los medios. La primera jornada del foro estuvo presidida por Frank de La Rue, Relator de Libertad de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU); Óscar Luna, procurador de Derechos Humanos, y Nelsy Lizarazo, secretaria ejecutiva de ALER, quienes coincidieron en la necesidad de romper con el viejo esquema de monopolios que impera en el mundo y por ende en el continente Latinoamericana, y que ha silenciado por muchos años las voces de sectores importantes de nuestras sociedades. El foro reunió a comunicadores comunitarios, directores de medios de comunicación, periodistas, representantes de organizaciones de la sociedad civil, políticos, estudiantes, entre otros, quienes escucharon un primer debate en este nuevo escenario que vive el país, con un gobierno de izquierda, y en donde se dejó en claro la necesidad de la democratización de los medios públicos, el acceso a la tecnología y a los medios comunitarios y comerciales, de las personas para garantizar el derecho a la libertad de expresión, de información, y de prensa. La Rue dejó en claro durante su intervención que «los grandes monopolios son las grandes amenazas» y reiteró que «los riesgos de la concentración de medios es algo que los Estados han permitido, y que nosotros estamos obligados a revertir». Al tiempo que dijo que hoy en día el problema no radica en que un medio de comunicación asuma una ideología o simpatice con ella, si no que se está negando el derecho a «la diversidad para que se genere el debate». Lizarazo señaló que la lucha que lleva más de 10 años, «no busca hacer una defensa sectorial, sólo para las radios populares y comunitarias, sino para que se multipliquen los medios públicos y, sobre todo, amplificar las voces y garantizar la pluralidad de ideas». Luna, por su parte, destacó que la mayoría de problemas las viven las radios comunitarias, sobre todo, con el tema de las frecuencias, que es un tema que no se resuelve. Y es que de la veintena de radios comunitarias que están al aire, comparten una misma frecuencia a escala nacional. Al tiempo comentó que ellos como Procuraduría de Derechos Humanos, han logrado impulsar una especie de observatorio que por falta de recursos económicos, estos han sido coyunturales, pero pretende impulsar a futuro un proyecto en conjunto con otros sectores que garantice un monitoreo y análisis del trabajo de la prensa en la sociedad salvadoreña. La Rue agregó que así como hay tiempos favorables en la región para impulsar estas discusiones, hay amenazas como la brecha que se está ampliando con las nuevas tecnologías. «El riesgo de la digitalización de la radio, es real. Internet está provocando muchos debates», indicó, al tiempo que recomendó que los Estados deben asumir ciertos compromisos para garantizar que «todos gocemos de libertad de expresión, y que la diversidad se refleje en las frecuencias». El foro ha abierto en el país un primer debate amplio, en donde todos los sectores de la sociedad, y en donde tanto ARPAS como ALER; esperan se sumen a este esfuerzo que unifique las voces en favor de la democratización de los medios, en una sociedad en la cual se han violado los derechos de los ciudadanos. La segunda parte del foro estuvo a cargo de David Rivas, Secretario de Comunicaciones de la Presidencia; José Luis Benítez, Director del Departamento de Comunicación y Cultura de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) y Néstor Buzzo, Presidente del Consejo Federal de Comunicación de Argentina. Los tres ponentes destacaron que la equiparación de los medios de comunicación y la falta de medidas que controlen el espectro radioeléctrico afecta la democratización de los medios. Según Leonel Herrera, Secretario General de ARPAS, la democratización de los medios se debe comenzar por crear una reserva de frecuencias para las radios sin fines de lucro o comunitarias. En El Salvador, una persona no puede adquirir una frecuencia sino tiene los recursos económicos para comprarla en las subasta. “El caso de Argentina es interesante y es un referente para nosotros porque el gobierno divide en tres partes el espectro radial: público, comercial y para radios comunitarias”, enfatizó. ARPAS administra 19 radios comunitarias en todo el país. Néstor Buzzo explicó que la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual , aprobado por la Asamblea General en 2009, fue un trabajo en conjunto de las organizaciones sociales, universidades y académicos. En esa ley se divide el espectro radiofónico para los tres sectores que conforman la sociedad, se pone límites a la acaparación de medios, las organizaciones indígenas pueden tener una frecuencia de radio y de televisión, sin someterse a concursos y subasta, entre otros. Ante el tema, David Rivas, aseguró que se mantienen charlas con la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones ( SIGET) para que las radios comunitarias puedan adquirir más frecuencias. “Nosotros sabemos que las radios comunitarias ejercen un rol fundamental en sus comunidades”, dijo Rivas, durante el foro “Hacía la construcción de modelos de comunicación democráticos”. Rivas destacó la labor del gobierno por convertir a Canal 10 y Radio Nacional en medios públicos a beneficio de las mayorías. Asimismo, enfatizó que los cambios en la comunicación y la apertura de nuevos espacios son parte de un proceso que espera resultados a futuro. “Los medios de comunicación no deben estar sujetos a la lógica de los medios de comunicación comerciales que su fin es el rating”, destacó el funcionario. José Luis Benítez dijo que la apertura de espacios de comunicación debe de enfocarse en otros sectores , como los salvadoreños radicados en el extranjero, ya que ellos son parte fundamental en la vida de salvadoreña. Asimismo, pidió que los ciudadanos debatan sobre las coberturas mediáticas de los grandes medios de comunicación para dar otros puntos de vista sobre la situación del país. Benítez dijo que la democratización de las comunicaciones pasa por repensar el concepto de democratización misma, en la que deben resaltar los concensos y los discensos, además del enfoque de multiculturidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play