Escúchenos en línea

Perder el trabajo es el mayor temor económico de los ticos

San José. La Nación. | 8 de Octubre de 2011 a las 00:00
El temor económico que más merodea en la cabeza del costarricense, es quedarse sin trabajo. Seis de cada diez personas viven con ese miedo. Tal conclusión se desprende de la última Encuesta Nacional de Opinión Pública, elaborada por la empresa Unimer, por solicitud del diario La Nación, entre el 7 y el 14 de setiembre pasados. En el marco de la situación económica actual, Unimer les pidió a los entrevistados identificar qué temores sentían dentro de una lista de nueve opciones. Un 61% de las personas confesó que le inquieta la posibilidad de que ellos, o algún miembro de sus familias, pierdan el trabajo. Por otra parte, el temor a que se reduzcan los ingresos de su hogar fue mencionado por el 42% de la muestra y a quedarse sin la posibilidad de ahorrar, por un 41%. No muy lejos, un 38% expresó que le preocupa tener que disminuir sus gastos, mientras que un 37% teme no poder pagar las cuentas de cada mes. La encuesta se realizó a 1.200 costarricenses mayores de 18 años de todo el territorio nacional. El estudio tiene un margen de error de 2,8 puntos porcentuales y un nivel de confianza del 95%. Temerosos. Según el estudio de Unimer, las personas con más miedo a perder el trabajo son las que tienen entre 25 y 29 años de edad, así como las mayores de 50. Los menos preocupados son los ciudadanos con edades entre los 40 y los 49 años. Por nivel económico, este tema inquieta a seis de cada diez ciudadanos de los estratos bajo y medio. En el nivel alto, son cinco de cada 10 personas las que expresan la misma inquietud. La percepción también baja entre los graduados universitarios y, en cambio, sube entre quienes viven en zonas rurales. En Costa Rica, el 77% de las personas económicamente activas son asalariadas. Ellos suman casi 1,5 millones de personas, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Otras 355.000 personas trabajan por cuenta propia, mientras que 64.000 son empleadores. Preocupan precios. Unimer también les presentó a los entrevistados situaciones que pueden constituir síntomas de que la economía no anda bien y les pidió indicar cuáles de estas sentían. Casi la mitad de los consultados señaló que los precios suben continuamente y que hay muchos casos de corrupción. El síntoma del aumento constante de precios es mayor entre la clase media. En ese estrato, un 50% lo mencionó, mientras que en la clase baja el porcentaje fue de un 44% y, en el alto, de un 34%. Además, cuatro de cada diez dijeron que no hay ofertas de empleo y que los salarios no suben. Por otra parte, un 30% señaló la devaluación del colón y un 20% siente que hay despidos y cierres de empresas.

Descarga la aplicación

en google play en google play