Escúchenos en línea

Guatemaltecos viven semana larga y problemática por lluvias

Ciudad Guatemala. PL. | 15 de Octubre de 2011 a las 00:00
Una semana muy larga y problemática tuvieron los guatemaltecos, quienes lamentaron la muerte de 22 conciudadanos por eventos relacionados con las lluvias casi constantes e intensas sobre todo el territorio nacional. Ya venían soportando mucha agua propia de la temporada llamada por ellos invernal, aunque los expertos siempre lo calificaban de normal para la época, cuando de pronto se les vino encima el diluvio provocado por una depresión tropical. Lo que pasó, y esta por pasar pues no concluye aún el temporal, demostró una vez más por qué Guatemala está considerado entre los países más vulnerables a los desastres naturales. En pocos días tantas fueron las precipitaciones pluviales que varios ríos se desbordaron con las consiguientes inundaciones en campos de cultivo y zonas pobladas, arrasando con cuanto se interponía en su marcha. Los derrumbes y deslaves se multiplicaron, beneficiados por el ya largo tiempo de reblandecimiento de los terrenos que acusan una saturación de humedad acumulada en el último par de años y la ayuda de una deforestación incontrolable. Esos hechos fueron precisamente los causantes de muchas de las 22 víctimas mortales cuantificadas oficialmente, sobre todo por tener sus viviendas al pie o en las laderas de elevaciones que cuando menos se piensa se desmoronan. Los datos más recientes de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres indican cómo en poco más de 72 horas los componentes de su sistema atendieron 275 incidentes de variado tipo provocados por el mal tiempo. La cantidad de personas afectadas asciende a 94 mil 176, con 18 mil 680 damnificadas, tres mil 711 evacuadas, cuatro mil 304 albergadas, dos desaparecidas y tres heridas. El presidente Alvaro Colom, como hace cada vez que se presenta un fenómeno similar, se dirigió a los guatemaltecos para instarlos a la unidad solidaria y prevenir mayores tragedias y pérdidas humanas. También, ordenó a los gobernadores de los 22 departamentos del país a evitar, bajo cualquier circunstancia, utilizar lineamientos políticos en la entrega de ayuda a los damnificados por esta emergencia. Antes, Colom había advertido sobre la escasez de recursos en las arcas del Estado para enfrentar como se necesita la situación derivada de este nuevo embate de la naturaleza. De acuerdo con lo informado, en cualquier momento el gobierno puede decretar el estado de calamidad nacional.

Descarga la aplicación

en google play en google play