Escúchenos en línea

Pérdida de 4% del PIB por lluvias en El Salvador

San Salvador. PL. | 31 de Octubre de 2011 a las 00:00
El gobierno de El Salvador informó este lunes que las afectaciones ocasionadas por las intensas lluvias durante 10 días consecutivos de este mes provocaron daños por 850 millones de dólares. La cifra representa un cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), precisa una evaluación elaborada por las autoridades con apoyo de especialistas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El documento fue presentado a los representantes del cuerpo diplomático y de los organismos internacionales en otro esfuerzo del gobierno para atraer la cooperación ante la magnitud del desastre. Al abrir la reunión, el presidente Mauricio Funes expresó la gratitud por la solidaridad recibida durante la emergencia. El pueblo y gobierno de El Salvador no olvidarán nunca la mano fraterna que nos están dando, expresó. De acuerdo con la evaluación los daños ascienden a 478 millones 301 mil 119 dólares, mientras las pérdidas son de 362 millones 117 mil 60. Las áreas más golpeadas son la infraestructura de transporte, con más de 205 millones de dólares en daños; los sectores sociales, vivienda, educación y salud, con 105 millones 148 mil dólares; y agua y saneamiento, con más de 26 millones. Las pérdidas son importantes también para el sector social, con más de 102 millones de dólares. El impacto de las prolongadas precipitaciones es severo en el sector productivo, con daños y pérdidas de casi 300 millones de dólares, principalmente a la agricultura, ganadería y pesca, con unos 134 millones. Es un informe que sigue siendo preliminar, porque aún miles de personas continúan en los albergues; aún hay miles de familias recién regresadas a sus casas que están evaluando las pérdidas, afirmó Funes. Explicó que el impacto del desastre también se mide "en la pérdida del crecimiento económico, que estaba previsto en 2,1 por ciento para este año y que solo será del 1,4, o sea, una caída de un tercio de lo esperado". Añadió que el mayor impacto lo sufrió el sector agropecuario, en el cual se había puesto una enorme esperanza y, de hecho, estaba reaccionando muy positivamente. Por primera vez en décadas el campo salvadoreño hubiera tenido una cosecha récord que habría cubierto la demanda local de maíz blanco y frijol, precisó. Funes subrayó que más allá de las pérdidas materiales se debe reconstruir el estado de ánimo de centenares de miles de hogares, la mayoría de ellos pequeños productores rurales a quienes es necesario apoyar para que vuelvan a recuperar su vida normal. Desde las primeras evaluaciones durante el prolongado temporal, del 10 al 19 de este mes y con acumulados récords, Funes advirtió que la magnitud del desastre supera la capacidad del estado para atender las necesidades. Las lluvias duplicaron el acumulado histórico durante el devastador huracán Mitch, con lo cual casi todos los ríos se desbordaron y el 10 por ciento del territorio fue inundado.

Descarga la aplicación

en google play en google play