Escúchenos en línea

Sigue tensión en Honduras tras incidentes carcelarios

Tegucigalpa. Agencia PL. | 5 de Agosto de 2013 a las 17:56

Un fuerte dispositivo de seguridad permanece este lunes emplazado en el capitalino Hospital Escuela, donde fueron trasladados para ser intervenidos quirúrgicamente dos presos heridos el sábado en un motín en la Penitenciaría Nacional.

Fuentes médicas confirmaron que la presencia de unos 70 soldados y policías preocupa a los pacientes del nosocomio después de conocerse que automóviles con hombres armados merodean el hospital y pudieran intentar rescatar a los heridos durante el post-operatorio.

El sábado hubo un violento incidente en la mayor cárcel de Honduras, ubicada en Támara, a una veintena de kilómetros al norte de esta capital.

Allí se enfrentaron miembros de la pandilla Mara 18 con otros presos de lo cual resultaron tres reclusos muertos y nueve heridos, y la policía ocupó algunas armas, entre ellas dos fusiles de asalto AK-47 y granadas de mano.

Al día siguiente, en el mismo penal, fue abortado a tiros un intento de fuga durante el horario de visitas, lo cual causó pánico entre los familiares que acudían a ese recinto.

El Consejo Nacional de Defensa y Seguridad se reunió este lunes convocado por el presidente Porfirio Lobo para tratar de encontrar soluciones a las problemáticas de las cárceles hondureñas, informó el Gobierno.

En tanto, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (ombudsman), Ramón Custodio, informó que en los últimos 30 meses han perdido la vida al menos 435 privados de libertad en los centros penitenciarios del país.

Custodio cuestionó el alto grado de corrupción que prevalece en el sistema carcelario, que permite la entrada de armas de fuego, drogas y licores a los recintos.

También denunció que desde las celdas se planifican secuestros, se ordena a sicarios ejecutar víctimas, se trafica, se vende y se compran armas, se organizan extorsiones y los recintos se han convertido en academias del crimen y el terror.

El motín del sábado ocurrió un día después que el relator para los derechos de personas privadas de libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rodrigo Escobar, opinara sobre la situación carcelaria local.

En su informe definió que el sistema penitenciario en Honduras es deshumanizado, paupérrimo y corrupto, con cárceles que son totalmente contrarias a la dignidad humana.

El excomisionado de Derechos Humanos, Leo Valladares, consideró exacta esa apreciación y dijo que el hecho de que los presos sean los que controlen las cárceles del país es una irresponsabilidad, porque se premia con poder a los delincuentes.

Según datos oficiales las 24 cárceles existentes en Honduras tiene capacidad para ocho mil 243 reclusos pero albergan a 12 mil 616 prisioneros quienes viven en condiciones de hacinamiento, hambre, violencia y corrupción.

Entre los peores episodios registrados figuran tres incendios en diferentes presidios. Uno mató a 362 reos en Comayagua (2012), otro cobró 107 víctimas en San Pedro Sula (2004) y un tercero carbonizó a 67 en El Porvenir (2003).


Descarga la aplicación

en google play en google play