Escúchenos en línea

Piden a justicia guatemalteca mantener condena a dictador Ríos Montt

Ciudad Guatemala. Agencia EFE. | 8 de Agosto de 2013 a las 12:35

El presidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Karmi Lahidji, pidió este jueves a la Corte de Constitucionalidad de Guatemala que mantenga la condena a 80 años de cárcel al exdictador José Efraín Ríos Montt por genocidio y crímenes de guerra, después de que la sentencia fuera anulada.

La FIDH, con sede en París, consideró en un informe sobre el proceso judicial contra el exdictador que la anulación de la sentencia, ordenada el pasado abril por la jueza Carol Patricia Flores, titular del Juzgado Primero A de Mayor Riesgo, para retomar el juicio en una fase intermedia "refleja las debilidades del sistema judicial en Guatemala".

Según esa organización, que publicó hoy un informe sobre el proceso judicial elaborado en base a dos misiones de observación desarrolladas los pasados meses de marzo y abril, consideró además que la decisión de la magistrada "pone en tela de juicio" la "independencia e imparcialidad" de la justicia de Guatemala.

En ese informe, esa organización de defensa de los derechos humanos constató las "presiones a las que fueron sometidos los integrantes del Tribunal de Sentencia, los abogados defensores e incluso los propios sobrevivientes y víctimas que declararon como testigos en el juicio, a través de campañas de difamación, intimidaciones y amenazas".

La FIDH instó además "a que ningún en caso se re-victimice a los sobrevivientes, obligándolos a soportar la carga de un nuevo juicio en caso de que se reanude el mismo", agregó la FIDH en un comunicado en el que pidió "que se garantice la seguridad de los operadores de justicia y a los abogados y testigos en el caso".

Más allá del proceso a Ríos Montt, la FIDH urgió "a las autoridades guatemaltecas a tomar todas las medidas necesarias para fortalecer el sistema judicial, garantizando la imparcialidad e independencia de los jueces en todas las instancias".

La anulación de la sentencia aleja en el tiempo la posibilidad de que el anciano general responda ante la Justicia por los miles de indígenas ixiles que fueron asesinados en Guatemala durante la época en que gobernó de facto el país, entre marzo 1982 y agosto 1983.

El exdictador y su antiguo jefe de Inteligencia, José Rodríguez, obtuvieron permiso para permanecer en arresto domiciliario mientras se reinicia el juicio en su contra, programado para abril del próximo año.

Ríos Montt se hizo hospitalizar dos días después de haber sido condenado, al parecer por problemas de hipertensión, mientras que Rodríguez permanece internado en el mismo centro asistencial desde hace un año.


Descarga la aplicación

en google play en google play