Escúchenos en línea

Selección panameña rumbo al recodo final de la hexagonal mundialista de fútbol

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 10 de Septiembre de 2013 a las 12:50

El estadio de Tegucigalpa Tiburcio Carías Andino se convierte este martes en el recodo final del camino de la selección nacional de fútbol de Panamá hacia el mundial de la Concacaf Brasil 2014, el sueño dorado de los canaleros.

El juego es crucial y así lo ha expresado su director técnico Julio Dely Valdés quien repite que han ido a Honduras a ganar los tres puntos en disputa a sabiendas de que sus vecinos de la H están muy inspirados y les van a ser muy difíciles y expectantes esos 90 minutos de hoy en una grama ajena.

Del resultado en el Tiburcio dependerá la angostura del camino a seguir hacia Brasil. Si pierden será tan estrecho que no habrá oxígeno ni ánimos para continuar, si ganan, no será muy ancho pero al menos revivirán las esperanzas de llegar por vez primera en su historia, a un mundial.

Ironías de la vida, en los primeros 270 minutos de la hexagonal Panamá sumaba cinco puntos y era líder de la Concacaf: había empatando de local ante Costa Rica, en Kingston contra Jamaica y derrotado a Honduras en el Rommel. En cambio, en estos últimos 270 que faltan y empiezan hoy en el Tiburcio, está en el piso y triste.

En marzo Panamá era primero con cinco puntos, le seguían Costa Rica (4), Estados Unidos (4), Honduras (4) y más abajo México, en la quinta posición (3), y Jamaica en el sótano (2).

Por entonces todo era alegría.

En septiembre, y con casi 300 minutos sin anotar gol, no está en el último lugar con sus insignificantes siete puntos porque Jamaica con tres se lo impide, y es casi imposible y angustioso remontar a México, ahora su más cercano rival en la tabla de posiciones.

Honduras, a quien la Roja pisaba los talones, está fuera de su alcance con cuatro de ventaja.

En Panamá, a la expectativa todo el tiempo, la gente no hace tanto alarde como el viernes pasado cuando estaban seguros que ganarían a Jamaica por goleada, y la pólvora de cohetes y petardos se quedó sin encender. Hoy esperan poder utilizarla, pero a la callada.

Lo más triste para ellos es que si para los hondureños el encuentro de hoy es el inicio de una cuenta progresiva, para los canaleros es regresiva para que el sueño del Mundial siga latente y no se esfume. Hasta hace un mes había ilusión, ahora temor.

Estos 270 minutos agónicos que le faltan a la Roja por recorrer, que incluyen los encuentros de hoy con Honduras, el 11 de octubre con México, y el 15 con Estados Unidos, tienen la indeseable virtud de saber a miel o a hiel.


Descarga la aplicación

en google play en google play