Escúchenos en línea

PRD panameño se moviliza ante crisis interna

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 18 de Septiembre de 2013 a las 17:33

El Partido Revolucionario Democrático (PRD), principal de la oposición panameña, se moviliza para conjurar una grave crisis interna ante la abrupta caída en las encuestas de su líder y candidato presidencial, Juan Carlos Navarro.

De encabezar las preferencias durante un buen tiempo, Navarro se ha ido precipitando de tal manera que en la última muestra publicada cayó a la impensable cifra de 24 por ciento de las preferencias de los electores, mientras que el candidato oficialista José Domingo Arias subió a 38 y se distancia de él en 14 puntos.

Ese descalabro inquietó a todos dentro del partido considerado el de mayor posibilidad de derrotar en las elecciones de mayo de 2014 a Cambio Democrático, muy fortalecido por una millonaria campaña proselitista, en crecimiento además, que explota la construcción de megaobras muy visibles como el Metro.

La situación se le complicó a Navarro por una fatal reunión sostenida, voluntaria o involuntariamente, con Ricardo Martinelli en una oficina de un empresario afín a éste, muy inteligentemente capitalizada por el mandatario para sembrar dudas entre los perredistas, en especial quienes lo adversan.

Incluso se llegó a rumorear que se le pediría la renuncia a Navarro y se buscaría a otro candidato que tuviera un discurso real de enfrentamiento al gobierno y no de medias tintas que abonan las incertidumbres iniciales antes de las primarias cuando se le consideraba un caballo de Troya de Martinelli en el PRD.

Lo cierto es que su campaña presidencial carece de atractivo porque sus propuestas del gobierno se diluyen, no se concretan y a menudo toma como estandarte las propias obras en las que el candidato oficialista Arias basa su proselitismo.

Hay, es evidente, una crisis de credibilidad sobre la que machacan dirigentes influyentes como Michel Doens, quienes abogan advierten del peligro real de perder las elecciones en 2014 y favorecer la continuidad de Cambio Democrático (CD), el partido creado y liderado por Martinelli.

Navarro intenta ahora salir del hueco en el que se encuentra y trata desesperadamente de neutralizar las voces críticas de su partido que le critican su campaña política, dando marcha atrás a su enfrentamiento con los históricos para tratar de obtener el apoyo que él había desestimado erróneamente.

Sin embargo, no parece que ese sea ni el único ni el más perentorio problema del PRD de cara a 2014, sino algo mucho más allá de la crisis interna señalada hace unos días por Doens en un programa de TV: CD ha ganado tanto en intensidad y magnitud que será difícil derrotarlo sin una alianza nacional.

Ese punto al parecer clave, no ha sido definido por ninguno de los tres partidos mayores de la oposición bien alejados de alianzas, el PRD, el Partido Panameñista de Juan Carlos Varela, y el Frente por la Democracia, contra los que Martinelli aplica una efectiva política de división que le resta a todos posibilidades de éxito.


Descarga la aplicación

en google play en google play