Escúchenos en línea

Panameños alarmados por constantes aguaceros

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 30 de Septiembre de 2013 a las 09:37

La capital de Panamá y otras ciudades del interior siguen anegadas por las intensas lluvias de las últimas horas con la angustia para los afectados de que las precipitaciones pueden continuar, según pronósticos meteorológicos.

El cielo amaneció encapotado y gris sin dejar de llover mientras la televisión sigue proyectando imágenes de la ciudad que semeja una gran piscina con casas sumergidas, avenidas intransitables, vehículos averiados, árboles caídos y deslaves en numerosos puntos.

Según el director del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), Arturo Alvarado, se trata de lluvias atípicas que desde hace dos años azotan el país, lo cual atribuye al cambio climático que afecta de manera especial al istmo por influencia de tifones en el Pacífico y de ciclones en el Atlántico.

El Sinaproc informó de 64 viviendas afectadas en los cpitalinos corregimientos de San Francisco, Parque Lefevre, Río Abajo y Juan Díaz, así como tramos de vías en la Transístmica, Cincuentenario y Santa Elena que quedaron anegados.

Alvarado dijo que las afectaciones de las viviendas se han debido a inundaciones y a deslizamientos de tierras.

La intensa lluvia ha estado acompañada por fuertes vientos y actividad eléctrica y las rachas más violentas han sido sostenidas durante más de tres horas en varias provincias del país.

Pero la ciudad capital ha sido aparentemente la zona más afectada, lo cual pone en duda que su crecimiento desmesurado se haya hecho sobre la base de estudios adecuados y una buena red de alcantarillado para evitar inundaciones.

En Panamá oeste había temor, pues algunos ríos como el Caimito y el Aguacate estuvieron a punto de desbordarse aunque están bajo permanente monitoreo, mientras que la gerencia de Hidrometeorología de la Empresa de Trasmisión Eléctrica, S.A. informó que para las próximas horas se espera que sigan las lluvias.


Descarga la aplicación

en google play en google play