Escúchenos en línea

Ciclo escolar cierra con rezagos en Guatemala

Ciudad Guatemala. Prensa Libre. | 19 de Octubre de 2013 a las 13:20

Aunque las huelgas magisteriales no interrumpieron este año el desempeño del ciclo escolar y se cumplió con los 180 días de clases ordenados por ley, atrasos en la entrega de insumos, refacción escolar y fondos de gratuidad, además de problemas administrativos, dominaron el proceso educativo.

El presupuesto del Ministerio de Educación (Mineduc) rebasa los Q10 mil millones y tiene una de las ejecuciones más altas del Estado. Sin embargo, en el área rural se ha concentrado la mayor cantidad de quejas por demanda de servicios educativos.

Los problemas sindicales también cobraron fuerza durante el ciclo que concluye y surgieron denuncias, incluso penales, contra el Sindicato de Trabajadores de la Educación (Steg), por alteración en su listado de afiliados.

Por otro lado, una inversión de más de Q100 millones en libros de texto y lectura resalta como uno de los principales logros del Mineduc este año.

La ministra de Educación, Cynthia del Águila, reconoció algunos focos de conflictividad durante el ciclo, pero aseguró que se lograron resolver.

“Hubo muy pocos intermedios. En las escuelas donde hubo era por alguna feria y en no más de cinco, y hubo algunas protestas”, explicó.

Sindicatos

Este año la lucha sindical atípicamente se concentró entre organizaciones sindicales del Mineduc, por supuestas irregularidades en las listas de afiliados.

En julio último, Prensa Libre publicó una supuesta alteración en la afiliación de docentes en el Steg, la cual un mes después fue corregida por esa organización.

Héctor Herrera, dirigente del Sindicato Autónomo Magisterial Guatemalteco (Samgua), dijo que esta lucha entre sindicatos afectó el desempeño docente porque “no existe un respaldo sindical legítimo”.

Herrera también denunció que durante el año se dio una represión de movimientos sindicales emergentes por parte del Mineduc, procesos que han llevado a la destitución de tres maestros en el instituto Belén, zona 1, y otros que están en trámite.

Otro factor en contra, según Godofredo Mejía, del Sindicato de Trabajadores Marquenses, es que no se ha abierto una convocatoria para la contratación de nuevos docentes, lo que genera incertidumbre en la cobertura que se pueda lograr el próximo año.

“En San Marcos hay cerca de 12 mil maestros por contrato y se quedan con la inseguridad de continuar el otro año”, dijo Mejía.

El Mineduc cuenta con una nómina de alrededor de 123 mil docentes, de los cuales unos 25 mil están por contrato y esperaban que se abriera un proceso de contratación en el primer semestre del año, convocatoria que nunca se dio.

De acuerdo con Herrera, la convocatoria no se logrará porque “hace falta presupuesto” en la cartera de Educación.

Pocos recursos

Según el pedagogo Mario Rodríguez, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), el mayor problema son los pocos recursos económicos del Mineduc para atender tan alta demanda.

Aunque el Mineduc entregó Q126 millones en el programa de gratuidad, el desembolso llegó después de abril, lo que obligó a los directores a pedirles a los padres de familia una cuota de inscripción para comenzar el ciclo.

“A inicio de año —las escuelas— no cuentan con los recursos y tienen que cobrar porque el aporte está en desfase. Las cuestiones administrativas son las que atrasan”, aseguró Rodríguez.

La refacción escolar, con una erogación de Q563 millones del Mineduc, también enfrentó retrasos y nunca llegó a algunos establecimientos.

De igual manera, señaló el representante de Samgua, que el aporte de gratuidad no se recibió en algunos centros.

El Mineduc ha reconocido estos atrasos, pero señala que han sido generados por la falta de constitución de las juntas de padres de familia, una modalidad que se implementó este año y se regularizará el próximo ciclo.

Rodríguez señaló que “el programa no ha llegado a todas las familias y se ha focalizado principalmente con el programa Hambre Cero, pero sin resultados adecuados”.

Atrasos en la entrega de insumos didácticos, valija de útiles y el subsidio al transporte son parte de los problemas con los que cierra el ciclo lectivo y donde el Mineduc invirtió más de Q162 millones. Directores de varios establecimientos de la capital coinciden en que hubo atraso, pero señalan que no afecta directamente la asistencia de los estudiantes. En el caso del Instituto Nacional Central para Varones sí causó algunas protestas durante septiembre.

Primer año de  bachillerato está en duda  

Después de intensas protestas, este año finalizó la primera promoción de bachilleratos en Educación, donde poco más de 11 mil estudiantes  se decidieron por el nuevo proceso de Formación Inicial Docente propuesto por el Mineduc.

Aunque la ministra Cynthia del Águila aseguró que el proceso ya está consolidado, otros sectores opinan lo contrario y enumeran algunos focos de conflicto y resistencia al cambio en el país.

“Este año hubo cierta incertidumbre porque de alguna manera hay algunos institutos que se han resistido a impartir la carrera”, señaló Mario Rodríguez, del Ipnusac.

 El bajo interés por la nueva carrera en sustitución del magisterio es más evidente en institutos como el Nacional Central para Varones, donde este año se abrió una sección con nueve estudiantes, refirió.

Marco Antonio Tepaz, director del plantel, expuso que cada año la demanda por el magisterio era de entre 30 y 40 estudiantes que ahora optaron por uno de los bachilleratos técnicos que se ofrecen.

El Instituto Normal Centro América (Inca)    abrió un  magisterio en  preprimaria, en vez de bachillerato.

La directora del Inca, Íngrid Espina, subrayó que  pese a ser una carrera impulsada por el Mineduc, no se proporcionó la guía de estudios para docentes y no se asignó el  maestro de  idioma inglés y tecnología del nuevo pénsum.

Héctor Herrera, del Sindicato Autónomo Magisterial, ve un foco de conflicto sin resolver y que, pese a que ha pasado un año, aún hay sectores que buscan que se revierta la decisión oficial.

Aseveró: “Nada está consolidado porque al final está el presupuesto y para que la reforma se pueda dar debe haber  aceptación no solo del magisterio, sino de los estudiantes”.

La Corte de Constitucionalidad también emitió un fallo a favor de un colegio,  donde es querellante la Cámara Guatemalteca de la Educación, y  permite que se ofrezca  magisterio en la oferta educativa de ese establecimiento.

El  Mineduc se  niega a reconocer el fallo al asegurar que no tiene  validez ni influye en el proceso.

“No está aprobado el magisterio de primaria. Los jóvenes deben estar conscientes de que, si se van a inscribir, sus estudios no van  a ser válidos”, refirió Del Águila.

Según Rodríguez, “el balance en términos de conflictividad —este año— se redujo, pero hay incertidumbre en el rumbo. Fue un año de transición, de adaptación a los cambios”.

 En el área rural, según Germán Curruchiche, del Observatorio de Educación Indígena, el cambio no fue acompañado del apoyo didáctico para consolidarse.

“El Mineduc no tiene los recursos suficientes, no hay maestros para idiomas indígenas, tecnología, literatura de los pueblos indígenas. No hay gente preparada para eso”, indicó.

Según Curruchiche, el rechazo existe, pero los grupos han sido reprimidos.

Mineduc

Sin mayores problemas 

La ministra de Educación, Cynthia del Águila, dijo que el  ciclo escolar termina “sin mayores problemas”, y aunque existieron algunas protestas,  “rápidamente se resolvieron”.

Del Águila destacó que durante este año hubo una fuerte inversión que el Ministerio de Educación (Mineduc)  hizo en la compra y distribución de libros de lectura y de texto para nivel primario, y negó que haya problemas en relación con las reformas a la formación inicial docente.

“Este 2013 fue sin mayores problemas, no dije nunca que haya sido todo el período sin problemas. Las clases fueron bastante regulares. Estamos haciendo un conteo para ver si cumplimos la meta de 180 días”, señaló Del Águila.

La ministra afirmó que este año se graduarán unos 150 mil estudiantes de diversificado y que es falso que se haya registrado una baja estudiantil por la eliminación del magisterio.

 “Lo que hubo fue que los jóvenes tuvieron otras opciones, estaban los diferentes bachilleratos, secretariado y peritos. En general,  es el mismo número de jóvenes que se ha inscrito siempre en diversificado”, explicó.

 Según Del Águila, no hay ningún problema, y el Bachillerato en Educación se ha logrado  consolidar.

Formación

Diferencia de interés en nueva carrera

11 mil 700 estudiantes cursaron este año el nuevo bachillerato.

25 mil estudiantes en promedio se inscribían cada año.

POR ÁLEX F. ROJAS /

Descarga la aplicación

en google play en google play