Escúchenos en línea

Panamá cae en índice que mide el desarrollo democrático en América Latina

Ciudad Panamá. Laprensa.com.pa. | 14 de Diciembre de 2014 a las 16:26

El estudio llamado Índice de Desarrollo Democrático de América Latina mide a 18 países de la región en materia de respeto de los derechos políticos, libertades civiles, calidad institucional y grado de eficiencia política.

Sobre una puntuación máxima de 10 mil puntos, en el año 2014 Panamá sacó 4 mil 768 inferior a la nota de 5 mil 203 puntos del año 2013.

Esto hace que durante el 2014, Panamá fuese sacara la nota más baja en materia de desarrollo democrático desde que este índice se creara en 2002.

Pese a la caída, Panamá aún se considera un país con Desarrollo Democrático Medio, precisa el documento.

"El retroceso se explica por el descenso de las puntuaciones recibidas en las dimensiones de respeto de las libertades civiles y derechos políticos y calidad institucional y eficiencia política, que fueron más fuertes que el avance registrado en las dos dimensiones que miden la eficiencia dela gestión democrática en materia económica y social. Desciende dos lugares en el ranking regional, posicionándose en la octava ubicación", indica el informe.

"Es necesario recordar que, al inicio dela medición del IDD-Lat, en el 2002, Panamá formaba parte del grupo de alto desarrollo democrático y hoy está muy cerca de pasar al que incluye a los países con bajo desarrollo democrático si continuara con la tendencia negativa que comenzó a mostrar desde el2006, a pesar de los intentos de mejora en2009 y 2012. En esta oportunidad no logra superar el promedio regional y es uno de los países de América Central que, junto con El Salvador y Costa Rica, escapan de la calificación de mínimo desarrollo democrático que reciben Honduras, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana" continúa el documento.

"Panamá por primera vez es castigada con el factor de anormalidad democrática por la crisis institucional que vivió durante el 2013. Una serie de eventos de gravedad institucional se desataron en el país cuando el jefe de Estado tuvo que enfrentar, desde febrero de 2013, un escenario de creciente violencia callejera, con frecuente choques de policías con indígenas, campesinos, obreros, estudiantes universitarios, diputados, sindicalistas y varios sectores sociales.

Arrinconado por la presión popular, el presidente debió retroceder en sus planes de privatizar empresas estatales de energía y telefonía y el 19 de junio prometió retirar esos proyectos del debate legislativo, en un momento en que pretendía imponerlos aprovechando la mayoría legislativa —46 de 71 diputados— de que disponía", añade el documento.


Descarga la aplicación

en google play en google play