Escúchenos en línea

Científicos afirman que ceniza del volcán costarricense Turrialba beneficiará suelos

Ciudad de México. Agencia EFE | 20 de Marzo de 2015 a las 13:33

Posee una composición mineralógica que aportará a los suelos componentes como azufre, calcio, potasio, magnesio, sodio, hierro, silicio y aluminio

Un estudio realizado por el Departamento de Ingeniería y Construcción del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) afirma que la ceniza lanzada en los últimos meses por el volcán Turrialba puede beneficiar los suelos del país con su alto contenido de calcio.

"El calcio es un elemento importante para la fertilidad de los suelos ya que contribuye a disminuir la acidez presente en los terrenos y a mejorar la absorción de otros nutrientes por las raíces de las plantas o cultivos", dijo en un comunicado el ingeniero agrónomo del ICE, Miguel Chinchilla.

Los expertos analizaron la ceniza lanzada por el volcán entre el 30 de octubre y el 5 de noviembre del año pasado y los resultados indican que posee una composición mineralógica que aportará a los suelos componentes como azufre, calcio, potasio, magnesio, sodio, hierro, silicio y aluminio.

Chinchilla afirmó que el calcio de la ceniza provoca la liberación de nutrientes que mejoran tanto la estructura como la capacidad del suelo de almacenar agua.

"La caída de ceniza cada cierto tiempo contribuye a que los suelos mantengan su nivel de fertilidad a pesar de la fuerte práctica de la agricultura en la zona. Los beneficios del calcio en la tierra se podrán obtener a largo plazo", agregó el ingeniero.

Los análisis químicos indican que la ceniza del volcán es de característica ácida, con alto contenido de calcio; contenido medio de magnesio, cobre, zinc y manganeso y bajo de potasio y fósforo.

El volcán, ubicado en la localidad de Turrialba, provincia de Cartago, unos 70 kilómetros al este de San José, entró en una fase de mayor actividad a finales de octubre de 2014 y tras varios meses de relativa calma, realizó ocho erupciones de ceniza entre el 12 y 13 de marzo de 2015.

La ceniza llegó hasta San José y otras ciudades del centro del país y obligó a las autoridades de emergencias a reforzar medidas preventivas, pero el volcán retornó a la calma, aunque mantiene una actividad de salida de gases.

Pese a los beneficios que tiene la ceniza, la investigación advirtió que de presentarse más erupciones de mayor magnitud, se corre el riesgo de un exceso de acidez que los suelos.

"En caso de que se presentaran nuevas erupciones de mayor magnitud y con la misma composición mineralógica, se podrían esperar mayores impactos sobre la acidez potencial del suelo y afectación de la vegetación, agricultura y actividades productivas como la ganadería", explicó Chinchilla.

Además, advirtió de riesgos para la salud humana si la población se expone a grandes cantidades de ceniza.


Descarga la aplicación

en google play en google play