Escúchenos en línea

Partido del General Torrijos precisa volver a sus raíces

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 7 de Mayo de 2015 a las 09:39

Las controversias internas en la cúpula del Partido Revolucionario Democrático (PRD) se centran en una posible alianza parlamentaria con la bancada "martinelista" de Cambio Democrático (CD), polémica que enfrenta posiciones ideológicas de fondo.

El más reciente rechazo "tajante" a tales posibilidades vino del expresidente del país Ernesto Pérez Balladares, quien ofreció declaraciones al diario La Prensa y exigió que se convoque a un congreso ordinario, como corresponde, para escoger nuevas autoridades partidistas.

Otras voces muy escuchadas por la militancia "perredista" como el diputado Pedro Miguel González y el excanciller Samuel Lewis, también se pronunciaron por la reunión correspondiente después de un año de las elecciones presidenciales, según los estatutos del PRD.

Además de otras contradicciones que afloraron a la luz pública desde la derrota en los comicios pasados, la más reciente fue una propuesta de re-blindaje a los diputados, con modificaciones a la legislación actual, que haría más difícil la aceptación y procesamiento de denuncias en su contra.

En esa ocasión, representantes de la bancada perredista en el Parlamento se unieron a colegas del CD (del expresidente Ricardo Martinelli) para derrotar la moción de eliminar tales privilegios a los legisladores, promovida por Adolfo Valderrama, del oficialista Partido Panameñista, quien hasta junio venidero preside la Asamblea.

"Ese mito de Ricardo Martinelli se tiene que acabar aquí, porque eso lo que hace es que algunos lucren hablando en contra de Ricardo Martinelli para que la bancada del PRD no pueda llegar a una alianza estratégica", estas fueron palabras de su presidente Benicio Robinson, publicadas por La Prensa.

Una andanada de críticas contra tales posiciones, consideradas de principios por muchos militantes de la fuerza política, se produjeron desde la propia cúpula partidista, entre ellos el secretario general Carlos Pérez Herrera, quien aseveró su desacuerdo en hacer alianza con el CD.

El Partido no puede estar lidiando con chantaje, corrupción y situaciones ilícitas que se cometieron en el pasado, dijo Pérez, quien acotó: "Este sería un clavo más en el ataúd que tiene el PRD, lo que debemos hacer es reconstruir el partido y fortificarlo, buscar alianza a lo interno".

Robinson fue entrevistado la víspera en un canal local de televisión, donde negó que estuviese buscando alianzas con CD, aunque no descartó esta posibilidad en otras condiciones, en tanto confirmó que mantuvo reuniones con diputados de ese Partido.

Aseguró seguir la línea del fundador del PRD, el desaparecido general Omar Torrijos, en un intento por responder a las múltiples críticas de que la agrupación bajo su mando se alejó de los orígenes.

Pero otra opinión tiene el exsecretario del Partido Mitchell Doens, quien considera que la solución está en expulsar al "martinelismo" que tiene secuestrada a la dirección del partido, y recuperar el "torrijismo".

La crisis interna cobró fuerza después de la segunda derrota consecutiva en las presidenciales de 2014, y de ello responsabilizan a la dirección principal de la agrupación política que no cambió desde entonces.

Una constante crítica al Pacto de Gobernabilidad establecido con el oficialismo y las débiles posiciones como oposición al Gobierno actual, son elementos que polarizan también a la cúpula política, la cual optó por discutir el asunto ante los medios de comunicación, lo que deterioró la imagen pública de la organización.

Las mayores críticas, al menos las más repetidas por la prensa local, se enfilan contra el Presidente del PRD y sus aspiraciones a encabezar la Asamblea Nacional en el próximo período legislativo, sobre lo cual aseguró no estar entre los candidatos, aunque reconoció que le agradaría el cargo.

Pero analistas dan crédito en parte a las opiniones de Doens, de que el asunto va más allá de intereses personales, o debates públicos que dañan al mayor partido panameño, sino que se trata de retomar los principios fundacionales.

El general Torrijos trazó objetivos en función de la prosperidad de la nación, teniendo como base la recuperación de la soberanía canalera con una cultura política, patriótica y popular.

En cambio, el Panamá de hoy tiene el récord de ser una de las naciones más desiguales de la región, y el PRD es la única fuerza con arraigo multitudinario que podría revertir la situación, pero solo de retorno al "torrijismo".


Descarga la aplicación

en google play en google play