Escúchenos en línea

Esclusas del Canal de Panamá serán entregadas en tiempo y forma

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 11 de Mayo de 2015 a las 12:10

Nuevamente fueron sorteados los peligros de incrementar los atrasos en la puesta en marcha de la ampliación del Canal de Panamá, según una carta del consorcio constructor publicada este lunes por la versión digital de La Estrella.

"Mantenemos el avance de los trabajos y nuestros compromisos con nuestros proveedores y subcontratistas en un clima de absoluta normalidad", fue la respuesta de Grupo Unidos por el Canal (Gupc) en evidente desmentido a una misiva interna de la compañía italiana Salini-Impregilo, que publicó la prensa.

La carta filtrada a los medios la semana anterior, refería falta de liquidez de la empresa itálica, lo que pondría en peligro la fecha de terminación de la obra para abril de 2016.

Esta comunicación del Gupc ocurre algunos días después que la Asamblea Nacional aprobara un presupuesto extra al Canal por 108,2 millones de dólares para el programa de inversiones de la ampliación de la vía interoceánica.

Este incremento obedece a la decisión de la Junta de Resolución de Conflictos del pasado 31 de diciembre que reconoce a Gupc un aumento de 233 millones 234 mil 316 dólares por sobre costos no planificados respecto a la mezcla de concreto por la calidad inadecuada del basalto para la construcción de las nuevas esclusas.

La ampliación del Canal, que permitirá el cruce de barcos Postpanamax, debió concluir en 2014, y actualmente registra un avance de 87,6 por ciento, después de colocar hace apenas unos días la última de las 16 compuertas.

En declaraciones recientes a la prensa, Roberto Roy, ministro para Asuntos del Canal, minimizó las reclamaciones de las entidades que ejecutan la obra, y consideró "normal" ese tipo de litigios, que por demás, están contemplados en el contrato.

El consorcio constructor Gupc lo encabeza la multinacional española Sacyr, que según versiones de prensa cuenta con el 41,6 por ciento de las acciones; Salini-Impreglio, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana, S.A.

A principios de 2014 se agudizó la crisis financiera del grupo hasta desembocar en la paralización de las obras por más de dos semanas, lo que sumado a huelgas obreras por impagos de honorarios, exigencias salariales y mejores condiciones de trabajo, retrasaron el cronograma de terminación.

"Para Sacyr es un gran reto constructivo el haber realizado el diseño y estar ejecutando con éxito la obra de ingeniería civil más importante del mundo que ha precisado de una capacidad técnica y tecnológica altísima", dijo la compañía en una nota de prensa.


Descarga la aplicación

en google play en google play