Escúchenos en línea

Comandante Chano, libro para revolucionarios salvadoreños

San Salvador. Agencia PL. | 11 de Mayo de 2015 a las 15:02

Valentía y humildad, ambas en grado extremo, fueron quizás las principales características del comandante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Marco Antonio Landaverde, conocido como Chano Guevara.

Muchos son los recuerdos de la guerra en El Salvador, de la Ofensiva, de las tareas especiales que comandó Chano y que hoy la militancia del partido de izquierda trae a las horas de pesar tras el fallecimiento del inigualable luchador.

El presidente del país, Salvador Sánchez Ceré, destacó el sábado al conocer la noticia que "después de los Acuerdos de Paz (Chano) se dedicó a mejorar las condiciones de vida de aquellos hombres y mujeres que se alzaron en armas.

"Él fue el secretario general de los veteranos de guerra del FMLN y luchó mucho por mejorar las condiciones de ellos", enfatizó el jefe de Estado al recordar la enorme figura de este luchador social.

Chano se interesó y acompañó numerosas causas justas de su país y del mundo como la ardua batalla por la liberación de cinco antiterroristas cubanos que estuvieron encarcelados 16 años en Estados Unidos injustamente.

Hoy Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, están libres, en su país, junto a su familia y su pueblo, también gracias al apoyo de Chano que junto a millones en el planeta se unieron en esta causa.

La dirigencia del partido y su militancia expresaron su pesar por su fallecimiento y resaltaron la trayectoria de Landaverde, quien fue uno de los líderes históricos de la revolución salvadoreña, comandante guerrillero, fundador del FMLN, miembro del Consejo Nacional y secretario general de Veteranos de Guerra del Frente.

"Con su humildad, compromiso, firmeza en la defensa de sus principios y valores se convirtió en ejemplo para las nuevas generaciones de revolucionarios", afirmaron.

La Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad por Cuba, de la cual fue uno de sus fundadores, expresó su gratitud por el siempre respaldo a las acciones a favor de la Revolución cubana, Venezuela e infinitas causas libertarias.

"Sentimos un hondo pesar. En su partida se nos va una parte de nosotros, pero nos queda su legado y la coherencia de sus enseñanzas, para continuar en la lucha", expresó la organización.

También, uno de sus compañeros de guerra en el FMLN, Rafael Benavides, conocido como el comandante Ramón Suárez, aseguró en declaraciones a Prensa Latina que "Chano fue un hombre ejemplar y se convirtió en un libro del cual todos los revolucionarios salvadoreños debe aprender".

Rememoró su origen campesino, como cortador de caña sin oportunidades para estudiar mucho.

"Desde muy joven empezó las luchas reivindicativas por mejores salarios por toneladas de caña cortada", narró.

"Sus mayores virtudes fueron ser muy modesto, fiel a los principios revolucionarios, nunca hizo ostentación de su cargo, era un hombre de trabajo colectivo, pero sobre todo con una impresionante capacidad unificadora", enfatizó.

Formó parte de la Resistencia Nacional (RN) y fue uno de los militantes de su organización que más impulsó la unidad del FMLN, añadió.

Chano falleció el pasado sábado tras una larga lucha contra un cáncer terminal y fue enterrado hoy en su natal Suchitoto, departamento de Cuscatlán.

En una entrevista con Prensa Latina en noviembre último a propósito del 25 aniversario de la Ofensiva hasta el Tope y Punto, llevada a cabo el 11 de noviembre de 1989, la más importante acción militar de la guerrilla, aseguró que no se logró tomar el poder como esperaban.

Sin embargo, "sí abrir una negociación con el enemigo en serio que conllevó a la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992", acotó.

"No nos regalaron nada, nos costó mucha sangre alcanzar lo que hoy tenemos", recalcó Chano.

Recordó que el gobierno de Estados Unidos, entregaba diariamente un millón y medio de dólares para el ejército salvadoreño, además preparaban los llamados batallones élites en Estados Unidos, en el comando Sur en Panamá, y en la base de Palmerola, en Honduras.

También proveyeron de aviones y armamento moderno a la Fuerza Armada, y de 60 asesores que tenía el ejército en el año 1982, llegaron a 160, incluyendo al terrorista Luis Posada Carriles, detalló.

Aseguró que el FMLN, tras una larga y desigual lucha logró conquistar el poder a un costo muy grande, pero ahora continúa una nueva etapa para mantenerlo y seguir favoreciendo a la gente del pueblo.


Descarga la aplicación

en google play en google play