Escúchenos en línea

Ratifican la cadena perpetua para ex jefe policial de Guatemala

Berna, Suiza. elnuevoherald.com | 12 de Mayo de 2015 a las 13:33

Una corte de apelación de Ginebra confirmó este martes la condena a cadena perpetua contra el suizo-guatemalteco Erwin Sperisen, ex jefe de la policía del país centroamericano, por el asesinato de 10 reos.

La nueva sentencia amplió el número de ejecuciones por los cuales Sperisen fue condenado en primera instancia el año pasado.

La corte, integrada por ocho magistrados, considera probado que Sperisen, de 44 años, fue responsable de la muerte de 10 prisioneros entre el 2005 y el 2006, y no de siete.

“Tomó parte activamente, participó, planificó, y permitió que las escenas de los crímenes fueran maquilladas” sostuvo la presidenta del tribunal, Alexandra Cambi Favre-Bulle, que leyó durante 35 minutos la sentencia.

“En los momentos claves estuvo en el lugar de los hechos”, añadió.

Siete reos murieron durante una operación policial para recuperar el control del penal guatemalteco de Pavón, donde había ocurrido un motín, en septiembre del 2006.

”No murieron por enfrentamientos, sino que fueron ejecutados“, afirmó la presidenta.

La Cámara Penal de Apelación y de Revisión de la Corte de Justicia de Ginebra considera que Sperisen es el autor indirecto de esas muertes, con lo que modifica la primera sentencia de hace un año, que le imputaba la responsabilidad de seis y la autoría directa, con sus propias manos, de otra muerte.

La corte considera probado también que Sperisen es culpable de la muerte de otros tres prisioneros que se evadieron de la cárcel ”El Infiernito“ en el 2005.

En ese caso, Sperisen delegó la jefatura de las decisiones en Víctor Soto, jefe de investigaciones de la Policía Nacional guatemalteca (PNC), que actualmente purga una pena de 33 años de cárcel en Guatemala.

En todas esas operaciones Sperisen “era el jefe y podía dar ordenes (…) actuó con una determinación considerable”, resumió la presidenta, mientras Sperisen, vestido de traje oscuro, se mantenía en silencio, imperturbable, asistido por una interprete que le traducía al oído del francés al español la lectura de la sentencia.

Sperisen tiene nacionalidad suiza por parte de su abuelo paterno. No puede ser extraditado a Guatemala, pero la ley suiza permite perseguir a cualquier ciudadano de esa nacionalidad aunque haya cometido sus crímenes en el extranjero.

Apodado “El Vikingo” a causa de su barba pelirroja y su gran estatura, siempre ha negado su participación en los hechos.

La Corte recogió las conclusiones del Relator Especial de Naciones Unidas contra las ejecuciones extrajudiciales, Philippe Alston, quien en el 2007 presentó un informe tras una visita a Guatemala en el 2006.

Ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, el relator denunció la existencia de operaciones de “limpieza social” en Guatemala, y aseguró que las investigaciones del Estado no eran “serias”.

“Las pruebas aportadas por la CICIG son creíbles”, agregó Fabre-Bulle, al referirse a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, constituida de común acuerdo por Naciones Unidas y el gobierno de Guatemala en el 2007.

Sperisen fue detenido en Suiza el 31 de agosto del 2012, tras haberse instalado en Ginebra en el 2007 en casa de su padre, embajador de Guatemala ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El ex jefe policial puede aún recurrir al Tribunal Federal suizo, máxima instancia judicial del país, que solo podría pronunciarse por escrito, si considera que hubo una apreciación arbitraria de los hechos y si no se respetaron derechos.


Descarga la aplicación

en google play en google play