Escúchenos en línea

Gobierno salvadoreño trabaja por una nación más desarrollada

San Salvador. Por Odalys Troya/PL. | 14 de Mayo de 2015 a las 11:18

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia de El Salvador, Eugenio Chicas, destacó los principales ejes de trabajo del gobierno de Salvador Sánchez Cerén con miras a avanzar hacia una nación más desarrollada y justa.

En entrevista con Prensa Latina, Chicas puntualizó que el jefe de Estado ha orientado las acciones de gobierno sobre la base del Plan Quinquenal de Desarrollo, del cual se desprenden tres ejes principales.

El primero, que ocupa la mayor atención para el presidente y el país, es la seguridad y la criminalidad, conceptos que nosotros diferenciamos, al que se añaden la educación y la productividad como los dos otros ejes primordiales, precisó.

Acerca de la seguridad, comentó que el gobierno centra su atención y busca, en primer lugar la eficiencia de la Policía Nacional Civil (PNC).

En este período se está dotando de mejores y más recursos a la policía y se está estructurando una unidad especializada de la PNC en la cual se juntan las mayores experiencias para el combate a la violencia y la criminalidad, subrayó.

Se trata de un dispositivo que agrupa a mil 200 hombres para focalizarlos en aquellos lugares identificados como los de mayor peligrosidad "que no es todo el país".

Recalcó que el gobierno ha enfrentado embates de algunos medios de comunicación que han plantado a El Salvador como un país inestable e inseguro.

"De los 262 municipios de la nación, el problema se ubica en 50 que representa menos del 20 por ciento, y dentro de ellos son 10 donde los problemas son más agudos y donde el presidente ha indicado focalizar los esfuerzos para superar esa crisis de inseguridad y criminalidad lo más rápido posible", explicó.

Enfrentar esa realidad no solo conlleva un uso firme de los recursos policiales claramente represivos, pues hay una disposición del presidente de detener a los criminales y sus fechorías mediante la represión, aseguró.

También sabemos que la criminalidad en el país tiene su origen en décadas de exclusión, pobreza, marginación, en gobiernos neoliberales que no trabajaron por el desarrollo, ni por la solución de los problemas de la gente, resaltó.

Por eso el enfoque del presidente es distinguir la inseguridad -vinculada a los temas de la nutrición, la vivienda, la convivencia social, a aspectos que tienen que ver con la producción de alimentos-, de la criminalidad de grupos que siembran la zozobra en las comunidades, dijo.

El funcionario expuso que esto va acompañado de programas de reinserción para quienes decidan abandonar la violencia, de programas de atención a las víctimas, y planes de prevención, lo cual conecta con un segundo punto del plan quinquenal, el de la educación.

"No es posible superar la vorágine de inseguridad y criminalidad del país si paralelamente los programas de prevención no tienen suficiente desarrollo, y en eso la educación tiene un papel de primer orden", manifestó.

En su opinión, ampliar la cobertura y mejorar la calidad de la educación es de vital importancia para encarar estos retos.

Por eso el presidente presentó ayer, un nuevo Consejo de Educación el cual tendrá entre sus atribuciones la de proporcionar insumos que ayuden a enriquecer las políticas y planes nacionales de educación, dijo.

"Este no es el primer Consejo que el presidente forma, es una estrategia que tiene como base optimizar los recursos públicos, generar unidad nacional respecto a los problemas más relevantes", aseveró Chicas.

Otros de los Consejos son el de Seguridad Nacional y Convivencia Ciudadana y el Consejo Nacional Agrario.

Reiteró que el Consejo por la Educación tiene por objeto mejorar los estándares educativos del país, ampliar la cobertura educativa, sobre todo en la infancia temprana.

Recordó que la enseñanza en El Salvador ha estado orientada a la primaria y por decenios se descuidó la educación parvularia, para los infantes de la primera edad.

También se busca ampliar la cobertura de la educación técnica y proveerle más calidad y vincularla a la ruta de desarrollo nacional, acotó.

En El Salvador no siempre la educación ha estado vinculada a las necesidades del desarrollo, dijo Chicas al tiempo que recordó que miles y miles de jóvenes se han graduado en especialidades sin poder ejercerlas después.

"Sin embargo, hay áreas en la industria como el procesamiento de alimentos, o como en la geotermia, nuestro oro blanco, donde no hay suficientes profesionales", remarcó.

El gobierno aspira a hacer de El Salvador un país productivo, o sea producir bienes y servicios, alimentos, generar desarrollo, empleo, oportunidades, que es en definitiva el gran reto nacional, enfatizó.


Descarga la aplicación

en google play en google play