Escúchenos en línea

Académica panameña califica de acto soberano rescate de asignatura

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 14 de Mayo de 2015 a las 12:37

Como un acto de soberanía y sabiduría calificó este jueves la doctora en Antropología Ana Elena Porras la decisión del actual Gobierno de retomar en el currículo escolar la asignatura Relaciones de Panamá y Estados Unidos.

En entrevista con Prensa Latina, la fundadora del Movimiento Ciudadano por la Identidad Panameña, que encabezó esta batalla, dijo que la recuperación de la cátedra resulta importante porque constituye la base para recordar y analizar las fechas significativas en la historia del país.

Lo más valioso de un pueblo es su memoria, legado y patrimonio histórico, de ahí que la lucha más inmediata ahora sea proponer la actualización de la materia con excelencia académica y con apego a los intereses nacionales, apuntó.

Para las nuevas generaciones que no vivieron la firma de los acuerdos Torrijos-Carter y no conocieron la zona del Canal durante el dominio estadounidense, esta asignatura es vital para darle más valor a esas conquistas de los movimientos sociales y estudiantiles, y de la diplomacia panameña, acotó.

Según la profesora de Historia de Panamá en la Universidad de igual nombre, estos pasajes resultan valiosísimos no solo para "respetar a nuestros antecesores, sino para imaginarnos el futuro en esta nueva etapa en las relaciones, donde la nación istmeña sigue bajo la hegemonía de Estados Unidos".

La asignatura, implantada en 1963 y eliminada arbitrariamente en 2012 durante la administración de Ricardo Martinelli, permite también reflexionar sobre el papel de Panamá en el escenario internacional actual, donde "depende de sus alianzas con el Caribe, Sudamérica y Centroamérica para fortalecerse".

Al mismo tiempo, precisó Porras, Panamá debe dejar de reaccionar ante las iniciativas de Estados Unidos, y trazar sus propias estrategias políticas internacionales y regionales, porque estas son lecciones que se desprenden de ese análisis histórico en las relaciones con Estados Unidos.

Pensada para el último año de la secundaria y como materia general para el primer año de cualquier carrera universitaria, la materia curricular intenta sembrar el amor por lo panameño y reafirmar los derechos como pueblo soberano, y no fomentar la enemistad hacia los norteamericanos, como enarbolan sus detractores.

En todo caso, el odio sería contra el imperialismo norteamericano, que es otro concepto bien distinto, afirmó la académica.

Un reciente sondeo del diario La Prensa arrojó que más del 85 por ciento de los encuestados estuvieron a favor de la reincorporación de la asignatura a la enseñanza, "lo que demuestra que los panameños ya la consideran un patrimonio cultural de la nación", aseguró Porras.


Descarga la aplicación

en google play en google play