Escúchenos en línea

La Justicia: Una dimensión de la beatificación de San Romero de América

San Salvador. Por Odalys Troya/PL. | 16 de Mayo de 2015 a las 13:04

La beatificación del más universal de los salvadoreños monseñor Oscar Arnulfo Romero tiene entre sus dimensiones la justicia, afirmó hoy a Prensa Latina el secretario de Comunicaciones de la presidencia, Eugenio Chicas.

"Hablar de Romero, romerismo en El Salvador, es hablar de nuestra historia", subrayó.

Señaló que en el país el tema de la violencia y la inseguridad se remonta a muchas décadas atrás y hoy resulta difícil imaginar cómo un grupo de personas de la ideología que pudieran tener en aquel momento decidieran asesinar a monseñor Romero.

"Y no solo fue a él, hay decenas de religiosos que fueron asesinados en ese período: pastores evangélicos, los sacerdotes jesuitas, entonces hoy el caso Romero es un tema de justicia nacional", enfatizó.

Subrayó que pone en el centro de los salvadoreños la necesidad de la recuperación de principios y valores y los lleva a reflexionar sobre qué pasó en aquellos años para que hayan ocurrido en esta sociedad crímenes de esa magnitud.

"La figura de Romero trasciende el catolicismo, a los adeptos de la iglesia romana y se convierte en un ícono no solo de todos los cristianos, sino los salvadoreños y del mundo", expresó Chicas.

Por eso, la iglesia desarrolla la ceremonia de Monseñor Romero y el gobierno de Salvador Sánchez Cerén toma la decisión de acompañarla, dijo.

Para el Salvador es la oportunidad de desarrollar acciones comunicacionales orientadas a fortalecer el rescate de principios, valores, ética, moralidad en la sociedad desde la perspectiva de las ideas progresistas, de cambio, desde el amor por los más necesitados, por los más excluidos de monseñor Romero, recalcó.

"En ese contexto, el presidente Sánchez Cerén decidió respaldar una iniciativa de la iglesia para realizar un cátedra para que las nuevas generaciones, los niños y niñas conozcan los orígenes de monseñor Romero, su lucha, su historia, su época", precisó.

Además para que sepan de las condiciones en las cuales ocurrió su asesinato, sus aportes al rescate de principios de valores de una nueva sociedad, añadió.

La cátedra se extenderá por tres años y estará coordinada entre el contenido formulado por la iglesia católica y el Ministerio de Educación, detalló.

Para Chicas, en este escenario en que la iglesia decide nombrarlo beato, monseñor Romero ya es un santo para los salvadoreños y para toda América Latina.

Será una celebración sin precedentes, impresionante y se estima, en números conservadores que lleguen al país alrededor de 260 mil personas, dijo el secretario de Comunicaciones.

La ceremonia, organizada por la iglesia católica, cuenta con el apoyo del gobierno para lo cual se ha creado una comisión interinstitucional que contempla áreas como la atención a las delegaciones oficiales extranjeras, seguridad, transporte, comunicaciones, emergencias, entre otras.

El pasado 3 de febrero el papa Francisco firmó el decreto de beatificación de monseñor Oscar Arnulfo Romero.

La Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano reconoció que Romero fue asesinado "por odio a la fe".

"Lo que impulsó a sus agresores no fue la simple intención de eliminar a un enemigo político, sino el odio contra el amor por la justicia y contra la predilección por los pobres que Romero manifestaba como eco directo de su fe en Cristo y de su fidelidad al magisterio de la Iglesia".

El arzobispo mártir denunció incansablemente en sus homilías la represión militar y manifestó públicamente su solidaridad con las víctimas de la violencia por eso fue asesinado el 24 de marzo de 1980 en medio de una homilía.

La Comisión de la Verdad para investigar los crímenes durante el conflicto armado (1980-1992) concluyó que el mayor de inteligencia Roberto d'Aubuisson, fundador del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista y los escuadrones de la muerte, fue el autor intelectual del crimen.


Descarga la aplicación

en google play en google play