Escúchenos en línea

CELAC busca en Ecuador posición común contra drogas

Quito. Agencia PL. | 21 de Mayo de 2015 a las 16:19

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) busca adoptar la posición que llevará el bloque regional a una reunión sobre el tema convocada por Naciones Unidas para 2016.

Queremos tener una posición regional que refleje los intereses individuales de cada país, que respete las tradiciones culturales de nuestros pueblos, y tenga en cuenta los aspectos de salud, prevención, seguridad y respeto a los derechos humanos, apuntó el vicecanciller ecuatoriano, Leonardo Arízaga.

El funcionario hizo esta afirmación en la apertura del encuentro de dos días en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en Mitad del Mundo, 15 kilómetros al norte de Quito.

Tras recordar que el tema de las drogas es abordado por la Celac desde hace varios años, Arízaga exhortó a los 33 miembros del bloque a trabajar en el concepto de la responsabilidad compartida, para que la búsqueda de una solución al problema no recaiga solamente en los productores de los estupefacientes.

Sabemos dónde está el consumo y de dónde viene la demanda, sentenció el funcionario, en alusión a Estados Unidos y Europa, considerados, en ese orden, los principales destinos de los estupefacientes que se producen en América Latina.

En términos similares se expresó el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, quien luego de dar la bienvenida a los participantes, remarcó que Latinoamérica tiene autoridad moral y política para exigir un enfoque alternativo a la lucha contra ese flagelo.

Nuestra región ha sido la más afectada por ese problema, y hemos sido azotados por el narcotráfico y por una política antidroga centrada en acabar con la producción y la distribución, sin tener en cuenta el consumo, afirmó el expresidente colombiano (1994-1998).

De acuerdo con Samper, las políticas prohibicionistas aplicadas hasta ahora no han funcionado, y prueba de ello, dijo, son los 300 millones de consumidores que existen en el mundo.

En ese sentido resaltó los ensayos que se realizan en Uruguay, con la legalización de la marihuana, y el consumo cultural de la hoja de coca, una práctica ancestral en Bolivia.

Hasta ahora la norma ha sido ser duro con los débiles, aseguró Samper, quien criticó la falta de acciones más directas y efectivas contra el crimen organizado, y recordó que muchos países no han aprobado aún leyes contra el lavado de activos.

El secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep) de Ecuador, Rodrigo Vélez, aseveró, por su parte, que la Celac fue la que solicitó a la Asamblea General de Naciones Unidas celebrar una sesión especial sobre el tema.

Nosotros les vamos a decir en Ungass 2016 (siglas en inglés de la reunión de abril del año próximo en Nueva York) cómo se debe enfrentar el problema de las drogas, anunció Vélez.

El ministro ecuatoriano del Interior, José Serrano, también coincidió en señalar que los métodos utilizados hasta el momento para acabar con el cultivo y el tráfico de drogas en América Latina sólo contribuyeron a poner en riesgo la soberanía de las naciones de la región.

Los países latinoamericanos y caribeños no deben estar en función de proteger a un solo Estado para que no llegue la droga a sus fronteras, expresó el funcionario, en referencia a Estados Unidos y los planes antidroga que ha venido aplicando Washington, sobre todo en Colombia.

Serrano destacó además la estrategia integral que aplica Ecuador para acabar con el microtráfico interno, e impedir el tránsito de estupefacientes por su territorio, y en ese sentido reveló que de enero a mayo del año en curso se incautaron 32,3 toneladas de droga, de las cuales el 80 por ciento correspondió a cocaína.

La II Reunión Ministerial de la Celac sobre el problema mundial de las drogas concluirá mañana con la adopción de una declaración final que incluirá la posición de la región de cara a Ungass 2016.


Descarga la aplicación

en google play en google play