Escúchenos en línea

«Quisieron callar a Romero, pero su voz se difundió»

San Salvador. Contrapunto. | 23 de Mayo de 2015 a las 14:49

El postulador de la causa de Monseñor Oscar Arnulfo Romero en el Vaticano, Vincenzo Paglia, aseguró este sábado que aunque quisieron callar la voz del mártir salvadoreño al asesinarlo, en 1980, “su voz se difundió por toda la tierra”.

En la lectura de la biografía del sacerdote salvadoreño, ahora declarado beato por la iglesia católica, Paglia reiteró que el legado de Romero sigue tan intacto como hace 35 años cuando fue asesinado mientras oficiaba una misa en la capilla del hospitalito Divina Providencia, en San Salvador

“Quisieron callarlo pero su voz se difundió por toda la tierra y ahora se ha hecho honor a su martirio”, dijo Paglia al asegurar que toda la iglesia se regocija por la decisión del papa Francisco de beatificar a Romero.

“Romero sigue hablando y pidiendo nuestra conversión. Hoy continúa la misa que interrumpieron el día de su muerte (…) A Romero lo acusaron de perseguir la política, pero no lo hizo·, remarcó el postulador de la causa.

Paglia recordó que así como Romero eligió al pueblo “y sintió el dolor de su llanto, el pueblo también lo sintió”, dijo.

"Los últimos tres años fueron el culmen de su vida (…) Romero sintió el amor del pueblo. Fue para su país e iglesia entera un pastor que defendió a los pobres", agregó el líder religioso.

Tras la lectura de la biografía, autoridades eclesiásticas en El Salvador agradecieron al papa Francisco la decisión de considerar a monseñor Romero como un beato que fue asesinado por “odio a la fe”.

De acuerdo a información girada por la Agencia Alemana de Prensa (DPA), el papa Francisco envió una carta al actual arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, para reiterarle que este acto de beatificación de Romero sea traducido como un acto de “verdadera reconciliación para el país”.

"Es momento favorable para una verdadera y propia reconciliación nacional ante los desafíos que hoy se afrontan", dijo el papa argentino en su carta.

Agregó que “en este día de fiesta para la nación salvadoreña, y también para los países hermanos latinoamericanos, damos gracias a Dios porque concedió al obispo mártir (Romero) la capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo".

El papa Francisco destacó además que "en tiempos de difícil convivencia, monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño (...). Su ministerio se distinguió por una particular atención a los más pobres y marginados"

"Monseñor Romero, que construyó la paz con la fuerza del amor, dio testimonio de la fe con su vida entregada hasta el extremo", apuntó el pontífice, quien acotó que para detener la violencia “es necesario primero renunciar a la violencia del odio y vivir la violencia del amor”.

“La que dejó a Cristo clavado en una cruz, la que se hace cada uno para vencer sus egoísmos y para que no haya desigualdades tan crueles entre nosotros'", acotó.

Por otra parte, el enviado especial del papa Francisco a El Salvador, Angelo Amato, acotó que "Romero era un sacerdote bueno, virtuoso, amaba a Jesús y amaba a su pueblo, el martirio no fue una improvisación; tuvo una larga preparación, pero él siempre tuvo una esperanza inquebrantable", señaló.

"Estaba acostumbrado a ser generoso, a quien pedía daba. la caridad pastoral le infundía una fortaleza extraordinaria(...) ahora el beato Romero es otra estrella que se enciende sobre nosotros", resaltó Amato.

En el acto ceremonial celebrado este sábado en la Plaza al Divino Salvador del Mundo, la iglesia católica salvadoreña manifestó “su más profundo agradecimiento por convertir a Romero en el primer beato salvadoreño”.

Como punto de agenda, Escobar Alas usó parte de los minutos para compartir un fraterno abrazo con Amato, como acto de agradecimiento por la beatificación de quien ya es considerado "San Romero de América".


Descarga la aplicación

en google play en google play