Escúchenos en línea

Ambientalistas presentan plan para salvar tortugas a gobierno panameño

Agencia AFP. Desde ciudad Panamá. | 14 de Octubre de 2007 a las 00:00
Un Instituto de estudios ambientalistas brindará al gobierno panameño un plan de acción para salvar a las tortugas marinas, en peligro de extinción por su caza indiscriminada y por la destrucción de su hábitat, según informó a la AFP. La Red para la Conservación de las Tortugas marinas en el Gran Caribe (WIDECAST) publicará en las próximas semanas un plan de acción que sirva de "herramienta en la elaboración de planes de manejo para la protección" por parte de las autoridades panameñas, dijo. En el mundo hay siete especies de tortugas marinas, de las cuales cinco están en Panamá: la tortuga Caguama (Caretta caretta), Verde (Chelonia mydas), Mulato (Lepidochelys olivacea), Canal (Dermochelys coriacea) y Carey (Eretmochelys imbricata), dijo WIDECAST. La acción del hombre y sus prácticas de pesca, su caza para conseguir sus huevos, carne y caparazón y la sobreexplotación y contaminación del hábitat donde anidan, especialmente las playas, ha hecho que las cinco especies estén en peligro de extinción, siendo especialmente "crítica" la situación de las tortugas Canal y Carey, según WIDECAST. "Si antes salían 10 tortugas Canal en una playa, ahora salen dos o tres. En México y en Costa Rica, por ejemplo, en una de las playas donde antes salían más de 1.000 tortugas, en un año, han pasado a salir cerca de 100", dijo Argelia Ruíz, miembro del Smithsonian Tropical Research Institute y coordinadora nacional de WIDECAST. Cuidadores de Playa Chiriquí -una de las playas de anidación más importantes para la tortuga carey en el Caribe- reportaron que durante los años 50 se lograban capturar entre 35 a 50 tortugas de esta especie cada noche en un km y medio de playa. Sin embargo, a fines de los 90 los censos terrestres y aéreos hablaban de un descenso de la población de 98%, aseguran documentos de WIDECAST. "La ley actual panameña protege a todas las especies. El problema es la fiscalización, que nuestras autoridades locales conozcan los procedimientos y tengan el apoyo de guardaparques, para que puedan vigilar las áreas protegidas marinas. Se necesita una policía ecológica para capturar a los cazadores furtivos", dijo Ruíz. "La situación está mejorando en Panamá porque hay mayor concienciación entre los mismos moradores de las diferentes comunidades tanto en el Caribe como en el Pacífico, aunque hay que estar vigilantes ante la aparición de determinados proyectos turísticos", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play