Escúchenos en línea

Asesinan a líderes sindicales en Guatemala pese a TLC con EEUU

Por Mica Rosenberg, agencia Reuters. Desde Morales, Guatemala. | 18 de Octubre de 2007 a las 00:00
Hombres enmascarados arrojaron el cadáver acribillado de un recolector de bananas a metros de los campos de fruta destinada a Estados Unidos, un sombrío recordatorio de los riesgos de organizar a los obreros en el país centroamericano. Marco Tulio Ramírez, muerto el mes pasado, es el quinto líder obrero guatemalteco asesinado durante este año. Activistas dicen que las muertes muestran que las promesas de proteger a líderes sindicales bajo un acuerdo comercial con Estados Unidos han logrado pocos cambios, en un momento en el que el presidente George W. Bush está presionando por acuerdos similares en otros países latinoamericanos. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y América Central (CAFTA, por su sigla en inglés) fue aprobado por el Congreso de Estados Unidos en el 2005 después de una dura batalla con lo demócratas que afirmaban que las protecciones laborales en el acuerdo eran demasiado débiles. El CAFTA elimina las barreras tarifarias entre los países de Centroamérica y Estados Unidos. El tratado ha aumentado los ingresos de Guatemala por importaciones y ha mejorado el clima de inversión en el país, sostiene el gobierno. Guatemala, que comenzó a implementar el acuerdo el año pasado, se destacó por los abusos contra los obreros durante la guerra civil de 36 años y la situación de los derechos aún permanece debilitada. Opositores al CAFTA en Estados Unidos y Centroamérica se quejan de que Washington no debería fomentar el comercio con países como Guatemala sin exigir normas más duras para proteger a los trabajadores. Representantes comerciales estadounidenses dieron 40 millones a Guatemala para gastar en fortalecer el Ministerio del Trabajo, resolver disputas industriales y supervisar abusos relacionados con el trabajo. Pero poco ha cambiado. "Organizar un sindicato en Guatemala es un riesgo vital," dijo Noe Ramírez, hermano de Marco Tulio y líder del sindicato de trabajadores bananeros SITRABI. "Sabemos que el Tratado de Libre Comercio de América Central tiene un capítulo sobre protecciones laborales, pero no se está cumpliendo," afirmó, en la oficina del sindicato en el pueblo de Morales. Bush instó el viernes al Congreso a aprobar acuerdos de libre comercio pendientes con Colombia, Panamá y Perú, indicando que el no hacerlo reduciría el liderazgo de Washington en la región. Críticos se oponen firmemente al acuerdo con Colombia, donde el grupo de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch dice que 72 sindicalistas murieron el año pasado. "Me opongo a continuar con el mismo modelo comercial fracasado del estilo del CAFTA en otros países," declaró la representante demócrata de California Linda Sánchez. "Colombia es uno de los países más peligrosos del mundo para líderes laborales, incluso más que Guatemala," agregó. Los abusos son comunes en toda la economía de Guatemala, especialmente en las fábricas de textiles conocidas como maquilas, donde los obreros realizan turnos extensos por poco dinero. Activistas dicen que las compañías cierran las fábricas donde los trabajadores intentan formar sindicatos. Cientos de miembros de sindicatos fueron asesinados o 'desaparecidos' por las fuerzas de seguridad del estado durante la guerra civil del país que enfrentó al Ejército y a líderes de izquierda desde 1960 a 1966. La guerra comenzó después de un golpe de Estado apoyado por la compañía bananera United Fruit, conocida ahora como Chiquita Brands International . United Fruit vendió muchas de sus plantaciones, incluso aquellas en las que trabajó Ramírez, a Del Monte Foods Co . Representantes de la subsidiaria de Del Monte para la que trabajaba Ramírez dijeron que no tuvieron nada que ver con su asesinato e instaron a las autoridades a realizar una investigación completa.

Descarga la aplicación

en google play en google play