Escúchenos en línea

Alerta en Costa Rica ante amenazas de nuevas lluvias

Varias agencias. Desde San José. | 19 de Octubre de 2007 a las 00:00
La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica alertó este viernes sobre la influencia de una nueva onda tropical y un sistema de baja presión, que podría agravar los desastres provocados por las lluvias en los últimos doce días. "El territorio nacional aún no se recupera del fuerte golpe que el temporal de la semana pasada dio a gran parte de los cantones del país y ya se anuncia una nueva onda tropical y un sistema de baja presión que amenaza con afectar el litoral Pacífico y el Valle Central", anunció la CNE en un comunicado. Según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), las condiciones lluviosas se mantendrán este fin de semana y los primeros días de la próxima. Meteorólogos del IMN explicaron que el fenómeno climático se encuentra en el Caribe y se dirige hacia el país, donde sábado y domingo podría causar lluvias constantes en todo el territorio nacional. La semana pasada, el país vivió una de las peores emergencias de los últimos años, con decenas de pueblos inundados y la muerte de 18 personas que fueron víctimas de accidentes relacionados con el clima. El IMN alertó a la población para que se mantenga alerta, se aleje de las zonas con riesgo de inundaciones o deslizamiento y acate las órdenes de la CNE para evitar tragedias. La CNE advirtió que la continuación de las condiciones lluviosas en el litoral Pacífico mantiene el riesgo en muchas de las regiones que aun están saturadas y en otras en las que los ríos aún no bajan su nivel. Desde el pasado 8 de octubre, Costa Rica ha sido afectada por un temporal que hasta hoy sigue causando inundaciones, principalmente en las provincias de Guanacaste (oeste) y Puntarenas (sur), ambas en el litoral Pacífico. Las precipitaciones cobraron gran intensidad en Cartago y otras áreas aledañas la víspera, provocando daños a 24 casas del precario El Triunfo, en 15 del sector de Quircot y en varias en La Lima, reportó la CNE. Las autoridades costarricenses decretaron el miércoles pasado emergencia nacional y han cuantificado las pérdidas económicas provocadas por el temporal en aproximadamente 67 millones de dólares, en carreteras, infraestructura y cultivos. El temporal, uno de los más destructivos en las últimas décadas, ha causado la muerte a 18 personas y ha dejado a otras 18.000 damnificadas. Además, unas 1.500 personas permanecen evacuadas en unos 28 albergues habilitados por la CNE. Donativos de empresas y la población están siendo recolectados en bancos y por la CNE. Según estimaciones oficiales, las pérdidas por destrucción de carreteras, puentes y viviendas rondan los 70 millones de dólares. Además, grandes plantaciones de arroz, hortalizas, palma africana, caña de azúcar, melón café, y pastizales fueron anegados y actualmente se están cuantificando las pérdidas, indicó la CNE. Las lluvias cubrieron 200 kilómetros de carreteras asfaltadas y casi borraron unos tres mil 730 kilómetros de caminos en Costa Rica. Hasta ahora, el temporal causó daños en 124 tramos de carreteras, en 29 puentes, cinco acueductos y nueve escuelas que han dejado de funcionar como tales para servir de albergues a los damnificados. El presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE), Daniel Gallardo Monge, afirmó que los efectos de este fenómeno podrían superar los provocados en el pasado por los huracanes. Según el IMN este mes ha sido uno de los más lluviosos de los últimos años. Con el decreto de emergencia nacional, el gobierno pretende agilizar el uso de recursos para la ayuda humanitaria, reconstrucción de carreteras, mejoramiento de diques y construcción de viviendas para las personas afectadas. El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) precisó que las afectaciones abarcan 37 rutas cantonales y nacionales en esta capital, Alajuela, Cartago, Guanacaste y Puntarenas. La provincia más golpeada por el temporal es Guanacaste, donde quedaron destruidos tres mil 370 kilómetros de caminos en lastre. No obstante, la problemática abarca todo el país, con excepción de Heredia y Limón. Karla González, ministra de Transportes, advirtió que esa entidad carece del dinero suficiente para asumir la reconstrucción de las carreteras, cuya primera fase puede comenzar en noviembre si las lluvias bajan. La funcionaria clamó por la aprobación del decreto de emergencia, que obligue a todas las instituciones a girar parte de su dinero ocioso a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para recuperar la infraestructura vial. Pero Daniel Gallardo, presidente de la CNE, aclaró que ninguna entidad gubernamental confirmó aún transferencias de dinero para atender a los mil 867 evacuados e iniciar la restauración de las carreteras, viviendas y entrega de subsidios agrícolas. En tanto, la ruta Interamericana sur hacia Pérez Zeledón y Paso Canoas sigue siendo la más perjudicada tras la desaparición de 50 metros de vía, lo que cortó el paso hacia Casamata y El Empalme. La CNE mantiene una alerta amarilla (intermedia) para la mayoría del país y alerta roja (máxima) para Guanacaste y Puntarenas, mientras Limón (Caribe) no ha sido afectado, pero se mantiene la vigilancia. El ministerio de Salud ha reforzado su trabajo en las zonas afectadas por el temporal para evitar un repunte en los casos de dengue, diarreas y enfermedades respiratorias.

Descarga la aplicación

en google play en google play